¿Cómo puedo encontrar pareja?

¿Crees que está en la mano de cada uno hacer el esfuerzo  de hacer lo posible por encontrar una persona más compatible contigo o por el contrario, el trabajo es personal y la vida juega ese otro papel un tanto “casual”. Hasta ahora yo creía en lo segundo pero me doy cuenta que en los demás aspectos de mi vida he sido mucho más tenaz en buscar y encontrar lo que quería. ¿Cómo puedo encontrar pareja?

encontrar parejaLa pregunta que planteas es muy interesante, a la par que compleja de resolver. Voy a intentar hacerlo lo mejor posible:

Por un lado, creo que la forma en la que “buscamos” una pareja que sea compatible con nosotros es muy importante. Saber lo que queremos, el tipo de relación en la que estamos interesados, el tipo de persona que nos gustaría tener a nuestro lado, los valores que queremos compartir, las cosas de las que podemos prescindir en una relación, lo que aportamos a una relación, lo que queremos que nos aporten, etc… es fundamental para ir conociendo gente, hacer nuestros propios “filtros”, poner nuestras propias reglas y ajustar nuestras expectativas.

También es muy importante saber todo esto para ajustar nuestra forma de buscar a lo que queremos encontrar. De los distintos ambientes en los que te puedes mover, seguro que hay unos que son más propicios que otros para encontrar el tipo de persona que buscas. No es lo mismo relacionarse en un pub, en un gimnasio, en una clase de inglés, en el trabajo… Por supuesto, esto no es una ciencia exacta: cada persona tiene muchas facetas que se pueden desarrollar en distintos y muy dispares ambientes.

La forma en la que tú actúes también puede condicionar la forma en la que te relaciones y en la que te vean los demás: es importante ser consecuente con lo que uno busca y con lo que ofrece. Al final, lo mejor que puedes hacer es ser tú misma, con tus ilusiones y expectativas (suena a tópico, pero es la verdad más certera que hay).

Esto no quita que seas estratégica y utilices tus mejores armas para seducir y conseguir lo que quieras -y a quien quieras. Por lo que comentas, tienes experiencia en otros ámbitos de tu vida en desplegar tus herramientas para lograr tus objetivos… ¡pues en este plano funciona igual!

También es fundamental, y aunque parezca contradictorio con lo anterior, dejarse llevar, aceptar (que no resignarse) lo que la vida nos trae y estar abiertos a personas y relaciones que inicialmente no son las que teníamos pensado para nosotros. Hay que evitar ser “cuadriculados” con lo que queremos de la vida, pues muchas veces esta tiene curiosas maneras de sorprendernos y hacernos felices.

Además, las personas vamos cambiando a lo largo de la vida, con el tiempo y las experiencias, por lo que nos sirve en un determinado momento puede hacernos sentir mal en otro… y a la inversa. Por ello creo que es también muy importante quedarnos con una persona que nos haga sentir bien, ese es al fin y al cabo el mejor criterio que tenemos para buscar y elegir a quién queremos tener a nuestro lado.

Una buena parte de una relación es lo que construyes con la otra persona: los acuerdos, las negociaciones, la confianza, la intimidad, la estabilidad, las rutinas… Por eso es tan importante lo construido en pareja que lo que aporta cada uno por su lado y lo que se tiene en común inicialmente.

Lamentablemente, no siempre podemos tener control sobre todas estas cosas: el azar (que no la suerte o el destino) hace que se cruce en nuestro camino gente muy dispar, y no siempre será la que queramos tener a nuestro lado. Tú tienes una buena responsabilidad sobre el tipo de gente que se va a cruzar en tu camino, sobre cómo atraerla y sobre cómo estar en buena disposición para relacionarte adecuadamente con ella… pero ese no es el único factor. Las circunstancias y el azar juegan un papel importe en todo esto.

Por ello, es fundamental ser abiertos, no cerrarnos puertas, no encasillarnos,  no ponernos límites a nosotros mismo y llevar el menor número de ideas preconcebidas en nuestra cabeza para que, sea lo que sea que encontremos en nuestra camino, estemos dispuestos a disfrutarlo y saborearlo.

Ana Lombardía.

Si tienes más preguntas, ¡no dudes en escribirme o en venir a verme a la consulta!

Deja un comentario