Me cuesta llegar al orgasmo

Muchas personas, hombres y mujeres, tienen problemas para llegar al orgasmo. Los motivos por los que a las mujeres y a los hombres les cuesta llegar al orgasmo pueden ser distintos, aunque en la base de todos ellos están los miedos, el desconocimiento y la ansiedad. Salvo algunos casos excepcionales, la mayoría tienen que ver con factores psicológicos. Vamos a comentar las causas diferenciando las de los hombres de las de las mujeres, aunque muchas veces son las mismas y se mezclan entre si.

Me cuesta llegar al orgasmo: Causas de las dificultades de las mujeres

  1. Me cuesta llegar al orgasmoDesconocimiento: algunas mujeres no conocen su cuerpo, no saben como estimularlo ni como sentir placer. No saben qué hacer para sentir un orgasmo, ni a solas ni con su pareja. La falta de educación sexual y de exploración de su cuerpo suele estar detrás de ello
  2. Ideas erróneas sobre la sexualidad: creer que la sexualidad es algo sucio, inmoral, que el placer es sólo para los hombres, que tienen que ser pasivas durante el sexo, que tienen que dejarse hacer, que debe ser el hombre el que las haga disfrutar… estos mitos y otros muchos más están detrás de las dificultades para llegar al orgasmo
  3. Ansiedad: preocupaciones, estrés, problemas… hacen que la mujer no esté relajada y, por tanto, no llegue al orgasmo
  4. No dejarse llevar: para llegar al orgasmo hay que dejarse llevar y descontrolar ante las sensaciones. El placer es lo único que importa en ese momento, nada más. A veces a las mujeres les cuesta dejarse llevar pues les da miedo no tener el control y quieren estar atentas y vigilantes todo el tiempo. Esto es propio de mujeres muy perfeccionistas, tensas y a las que les gusta tener todo bajo control
  5. Vergüenza: sentir vergüenza del propio cuerpo, no sentirse a gusto desnudas, incomodidad frente a que su pareja o ellas mismas se toquen los genitales, vergüenza a dejarse llevar, descontrolar y gemir delante de su pareja…
  6. Problemas de pareja: si la relación de pareja no va bien es posible que a la mujer le cueste disfrutar de la relación sexual y no consiga sentir un orgasmo

Causas de las dificultades de los hombres

  1. Miedo al embarazo: el miedo a un embarazo no deseado hace que el hombre tenga miedo de eyacular y, por tanto, esa ansiedad le impida dejarse llevar y llegar al orgasmo
  2. Me cuesta llegar al orgasmoMiedo al compromiso: el miedo a comprometerse con su pareja puede hacer que un hombre reprima el orgasmo para evitar ese momento tan íntimo y cercano con su pareja
  3. Miedo al abandono: el temor a que la pareja le deje puede hacer que el hombre no se deje llevar, esté tenso y no llegue al orgasmo
  4. No dejarse llevar: la vergüenza a descontrolar delante de la pareja es un factor muy común, tanto en hombres como en mujeres
  5. El tamaño del pene: la insatisfacción con el tamaño del pene puede hacer que el hombre se sienta inseguro y, por tanto, no se sienta libre y relajado en la relación sexual
  6. Temor a no funcionar: el miedo a no dar la talla, a perder la erección, a no ser un buen amante… son elementos que impiden que el hombre se centre en sus sensaciones y no disfrute del encuentro sexual
  7. Idealización de la mujer: ver a la mujer como un ser superior a él, endiosado e idealizado hace que él se coloque en un plano inferior y se sienta inseguro, dificultando el disfrute y el correrse
  8. Obsesión con el placer de la pareja: centrarse demasiado en complacer a la pareja hacen que el hombre se olvide de su propio placer y no llegue a orgasmo
  9. Consumo de sustancias: alcohol, medicamentos y drogas afectan a la capacidad orgásmica
  10. Cansancio, estrés y preocupaciones: para disfrutar durante el sexo hay que centrarse en el placer, en nada más

En la consulta trabajo para que las personas superen sus dificultades para llegar al orgasmo eliminando sus miedos, vergüenzas e inseguridades, creando las circunstancias adecuadas para el disfrute sexual y enseñándolas a sentir el placer y dejarse llevar ante él.

Si quieres, ¡contáctame y concertamos una cita! Es una dificultad muy común que se soluciona muy bien en la consulta.

Ana Lombardía.

Deja un comentario