Me duele con la penetración

Me duele con la penetraciónMuchas mujeres sienten dolor durante la penetración vaginal. Esto puede hacer que no disfruten de la sexualidad, que rechacen el sexo, que sientan miedo, que tengan problemas de pareja, que no puedan quedarse embarazadas, que crean que son raras… Muchas veces el dolor es tal que la penetración es imposible.

Lo primero que hay que hacer es descartar una causa física. Para ello lo mejor es acudir a a la ginecóloga o matrona de confianza que nos haga una exploración completa y nos diga si existe un impedimento físico por el cual la penetración nos resulte tan dolorosa. Si se descarta una causa física hay que estudiar las causas psicológicas y emocionales del dolor. Para ello podéis concertar una cita y venir a verme a la consulta.

La mayor parte de los casos de dispareunia -dolor vaginal durante la penetración- tiene causas psicológicas y emocionales. Esas causas -miedos, inseguridades, falta de deseo, etc- hacen que la mujer no esté relajada y, por tanto, contraiga los músculos de la vagina, haciendo que los intentos del pene por penetrarla sean dolorosos.

“Me duele con la penetración”. Algunas causas psicológicas y emocionales del dolor durante la penetración

  1. Miedo al dolor: si crees que te va a doler… ¡te dolerá! Estarás tensa, nerviosa, ansionsa y, por tanto, contraerás tu vagina impidiendo que el pene entre y que los esfuerzos que haga éste por penetrarte sean dolorosos. Algunas mujeres creen que el pene de su pareja es demasiado grande o que su vagina es demasiado pequeña y por ello creen que les va a doler
  2. Experiencias dolorosas: si has tenido alguna experiencia en la que sentiste dolor -porque fue una relación violenta, no consentida, en la que estabas nerviosa y/o en la que no estabas lo suficientemente excitada- puedes generalizar y extrapolar ese dolor a las siguientes relaciones, pues el recuerdo de ese dolor te hace tener temor y, por tanto, no relajarte
  3. Percepción de la sexualidad y los genitales como algo sucio:  por cuestiones de educación a veces las mujeres vemos nuestros propios genitales como algo sucio, impuro y que debe mantenerse cerrado. Esto hace que no estés relajada y que contraigas la vagina, impidiendo que el pene entre y causando dolor
  4. Me duele con la penetraciónVisión de la sexualidad como algo inadecuado o carente de interés: por motivos educacionales a veces las mujeres pueden creer que la sexualidad no es para ellas, que no deben o pueden sentir placer, que deben alejarse del sexo, que solo es divertido para los hombres… Esto hace que no estén excitadas y, por tanto, el coito sea doloroso
  5. Falta de deseo y/o excitación: si la mujer no siente deseo o no está lo suficientemente excitada su vagina no estará relajada ni lubricada y, por tanto, la penetración le molestará
  6. Problemas de pareja: si existen problemas en la pareja -discusiones, distanciamiento, falta de comunicación o de cualquier tipo- la mujer puede tender a perder el deseo y, por tanto, a rechazar el contacto sexual con su pareja, haciendo que los intentos de penetración sean desagradables y dolorosos

Todo esto se trabaja en consulta, haciendo que la mujer reaprenda su sexualidad, sienta deseo y excitación y vaya, poco a poco , disfrutando de ser penetrada. ¡Los resultados de la terapia en estos casos son muy buenos! Si es tu caso ¡anímate! y ponte manos a la obra para solucionarlo. También puedes venir a una charla sobre el tema.

Ana Lombardía.

Deja un comentario