¿La penetración es tan importante? Reflexión de una paciente

La penetración es tan importanteDesde hace un par de meses tengo en la consulta a una chica que vino porque tenía tantas molestias a la hora de tener relaciones sexuales con penetración que no conseguía hacer el amor con su pareja -lo que se conoce como vaginismo. Uno de los motivos por los que esto le pasaba era la extrema importancia que le daba a la penetración: era fundamental que pusiese este tipo de práctica en el lugar que se merece -sólo es una práctica más- y que relativizase la importancia de lo que le estaba pasando. Tras hablar un montón sobre el tema le pedí que escribiese una reflexión al respecto y esto es lo que escribió:

María, ¿de verdad crees que la penetración es tan importante?

Le pongo este título a esta reflexión por eso mismo, porque es algo que me tengo que decir más a menudo. Pararme unos segundos, escucharme, sentirme tranquila y disfrutar.

La sociedad insiste en que el mejor orgasmo es aquel que se produce por penetración. Si eres capaz de ir en contra de la sociedad en otros aspectos de tu vida, ¿por qué esto te influye tanto, María? El mejor orgasmo siempre va a ser el que tengas con Rubén. ¡Da igual cómo llegue! ¡Como si es haciendo el pino mientras sujetas un plátano con la mano izquierda! Lo que importa es vivir ese momento juntos y disfrutar cada segundo de ese momento único e indescriptible.

Todo eso es muy bonito, pero sabes que el orgasmo real es el vaginal. Espera, ¿quién ha dicho eso? ¿Quién estipula lo que es real, mejor o peor en una relación? Eso es algo que tengo que solo Rubén y yo sabemos. Sobre todo es algo que sólo sé yo, que sólo lo siento yo. Por lo tanto, yo decido qué es lo más placentero para mí.

Por mucho que insistas, sabes que Rubén con lo que más disfruta es con la penetración. Aunque no lo diga. ¿Estás segura? Le conoces mejor que nadie, aunque a veces te sorprenda, y sabes de sobra que si hay algo que no le gusta, lo dice o te lo hace saber de algún modo. Además, si él insiste en que así está bien, ¿por qué no le crees? Confía en él. Debes confiar en él. Es imprescindible que confíes en él. ¿Qué gana no siendo sincero en este aspecto? Él quiere disfrutar contigo, igual que tú.

La penetración es tan importanteA estas alturas, ¿a que empiezas a dudar de eso de que si no hay penetración no hay nada? Pues sí… Aunque me sigue pareciendo que es un esfuerzo extremo. Claro, pero es normal. No estas mentalizada para ello y tu cuerpo no está preparado para ello. Todavía. Estás constantemente pensando en experiencias pasadas y automáticamente te pones tensa. Antes no lo veías como un gran esfuerzo. Simplemente era algo que pasaba y disfrutabas. No te preparabas para ello como si fueras a salir a correr una media maratón. Debes estar tranquila y confiar en Rubén, porque lo último que quiere es hacerte daño o que lo pases mal.

Vale, pero… ¿Las molestias y la cistitis? Volvemos a lo mismo. Te basas en experiencias pasadas y te pones la venda antes de tener la herida. Tienes que desechar ese pensamiento porque es una generalización y como todas las generalizaciones, no es verdad. Habrá veces que pueda pasar, otras que no. Y si pasa, pues mala suerte, estarás unos días mal, con molestias, tomando medicamentos. ¡Claro, mujer, hay medicamentos que te ayudarán a curarlo! ¡No te vas a morir! Además, sabes perfectamente las condiciones de higiene que debes seguir.

María, hagas lo que hagas: VÍVELO. DISFRÚTALO. COMPÁRTELO. APRÉNDELO.

Deja un comentario