Finjo los orgasmos y quiero dejar de hacerlo

finjo los orgasmosFinjo los orgasmos y quiero dejar de hacerlo. La gran mayoría de las mujeres ha fingido un orgasmo en uno u otro momento de su vida. Algunas lo hacen de forma puntual, por ejemplo, cuando un día no consiguen correrse por el motivo que sea y quieren que su pareja de por terminado el encuentro sexual. Otras, fingen los orgasmos de manera habitual, ya sea con su pareja o con relaciones casuales.

A veces llega un momento en que estas mujeres se cansan de simular su placer y quieren empezar a disfrutar de verdad. Las que no tienen una pareja estable no tienen más que enseñar a sus nuevos compañeros sexuales cómo estimularlas para llegar al orgasmo, dejando las mentiras a un lado desde el principio. Las que tienen una pareja estable lo tienen más complicado: ¿cómo le dices a tu chico que, todo aquello que siempre te hace, en realidad, no te gusta? ¿Cómo le explicas que, en realidad, nunca o casi nunca has llegado al orgasmo con él? ¿que vuestra vida sexual no tan satisfactoria para ti como él cree?

Finjo los orgasmos y quiero dejar de hacerlo

Tengo pareja estable, finjo los orgasmos y quiero dejar de fingirlos para empezar a tenerlos. Si este es tu caso, voy a comentarte algunas claves para llevar a cabo el proceso minimizando la posibilidad de herir a tu pareja, de arruinar vuestra vida sexual o de destruir la relación.

  • La primera opción que tienes, la más obvia y directa, es la de ser sincera:  dile que le quieres, que te encanta meterte en la cama con él, pero que tienes dificultades para llegar al orgasmo y que lamentas no habérselo dicho antes, pues tenías miedo de herir sus sentimientos. Sé asertiva y asume tu responsabilidad en el asunto: si tú no llegas al orgasmo con él es porque no le has enseñado cómo hacerlo… o porque tú misma no tienes ni idea de cómo lograrlo. Es muy importante desculpabilizarle a él y asumir tu papel en todo esto. Explícale también que quieres cambiar la situación y aprender a disfrutar al máximo con él

Esta opción es para las muy valientes y para las relaciones a prueba de balas. Una confesión como ésta puede hacer que la relación más estable se tambalee, así que es importante llevarla a cabo en un buen momento y con mucho tacto. Si no te atreves con esta opción, te comento algunas maneras más de hacerlo:

  1.  finjo los orgasmosDe manera cautelosa y progresiva, coméntale que estás experimentando cambios en tu manera de vivir la        sexualidad, que te sientes diferente y que vives las relaciones sexuales de otra manera. Incide en que es un  cambio positivo, que te hará disfrutar aun más y que enriquecerá vuestra relación de pareja.
  2. Cuéntale que quieres probar cosas nuevas: juegos nuevos, prácticas nuevas, formas de estimularos nuevas…
  3. Proponle dejar de hacer lo que hacéis siempre en la cama y jugar a exploraros y descubriros de nuevo: conocer vuestros cuerpos de nuevo, descubrir nuevas formas de placer, caricias nuevas…
  4. Todo esto debe llevarse a cabo con el único objetivo de pasároslo bien y de disfrutar. El objetivo no debe ser llegar al orgasmo, sino el placer por el placer. De esta manera te quitarás la presión de tener que llegar al orgasmo y, por otro lado, disfrutaréis más de lo que estéis haciendo
  5. Suele funcionar muy bien jugar a prohibir la penetración y el llegar al orgasmo, las dos cosas que parece que nunca pueden faltar en una relación sexual. Al hacerlo, te obligas a buscar nuevas formas de disfrutar y de aumentar la excitación

Si tus dificultades para llegar al orgasmo no tienen que ver únicamente con tu pareja, sino que también te cuesta llegar a solas, lo mejor es que nos consultes para que te ayudemos a solucionarlo. También podemos resultarte útiles para descubrir cómo llegar al orgasmo en pareja, utilizando formas de estimularte nuevas y aprendiendo a desinhibirte.

Ana Lombardía.

Deja un comentario