Sexo virtual: 11 Tips para practicarlo

El sexo virtual es una forma de vivir la sexualidad que nos permite relacionarnos con personas que no están en la misma habitación que nosotros. El sexo virtual es aquel en el que nos relacionamos sexualmente con otra persona a través de la cámara de vídeo del ordenador, el portátil o la tablet.

11 tips para practicarlo y disfrutarlo al máximo

  1. Sexo virtualElige a la persona: a ser posible, que sea de confianza. Puede ser tu pareja o  un amigo/a ¡quien tú quieras! Si te decides por una persona de confianza, extrema las medidas de seguridad
  2. Planificación: quedad a una hora en la que podáis tener intimidad y que nadie os moleste ni os interrumpa para poder disfrutar al máximo. Si vivís en países diferentes tened cuidado con la diferencia de uso horario a la hora de acordar la cita
  3. El calentamiento: una vez los dos delante del ordenador, empezad a charlar con normalidad, como lo haríais cualquier día. Poco a poco, podéis empezar a mandaros indirectas sexuales e insinuaciones que aumenten la tensión sexual y estimulen el deseo
  4. La fantasía: podéis contaros vuestras fantasías, vuestros deseos, lo que os apetecería haceros si estuvieseis en la misma habitación…
  5. El juego: jugar con las fantasías, desnudaros sensualmente, utilizad un juego de rol, simulad que no os conocéis, adoptad un papel distinto… ¡lo que queráis! Es la situación ideal para dar rienda suelta a la imaginación.
  6. La masturbación: si la cosa se calienta y os apetece, podéis masturbaros delante de la cámara para que vuestra pareja lo vea ¡puede ser muy estimulante para los dos! y, si lo deseáis, podéis acabar en orgasmo. Podéis seguir fantaseando y hablando mientras os masturbáis. Probad a usar algún juguete erótico para animar más la cosa
  7. Sexo virtualLa cámara: escoged un plano que os favorezca y que os guste. Puede ser un plano general y abierto, en el que se os vea todo el cuerpo. También puede ser un plano únicamente de vuestra cara si lo preferís. Incluso, si os apetece, podéis mover la cámara y acercarla u orientarla a las zonas de vuestro cuerpo que os apetezca destacar: pies, piernas, pecho, genitales, culo…
  8. Hazlo aunque puedas tener a tu pareja junto a ti: el sexo virtual puede ser un juego sexual más, una forma de animar y ponerle chispa a tu relación. Puede ser muy excitante para los dos tener sexo virtual y vivir vuestra sexualidad de una manera diferente
  9. Toma medidas de seguridad: asegúrate de que la persona con la que estás manteniendo relaciones sexuales es de fiar. Debes asegurarte de que tu intimidad no a ser divulgada y que tus fotos o vídeos no van a difundirse por la red o van a ser enviados a terceras personas. Lo ideal es que conozcas en persona a la persona con la que vas a relacionarte con anterioridad y/o que ocultes tu rostro o aquello que pueda hacerte reconocible
  10. Asume los riesgos: como toda práctica sexual, el sexo virtual tiene sus riesgos. Corres el riesgo de que la otra persona sea desagradable, te falte al respeto o te haga sentir mal de alguna manera. Corres el riesgo de que tu intimidad salga a la luz. Corres los riesgos asociados a relacionarte íntimamente con otra persona: enamorarte, celos, desamor… Corres el riesgo de que tu intimidad se haga pública (incluso haciéndolo con una persona de confianza)… Debes decidir cuales estas dispuesto a asumir y minimizarlos en la medida de lo posible
  11. La alternativa: los avatares. Algunos juegos de ordenador dan la opción de practicar sexo dentro del juego. Crea tu avatar, escoge el avatar de otra persona que te resulte atractivo y ¡a jugar! Haz que vuestros avatares tengan relaciones sexuales. Si te excitas mucho ¡puedes masturbarte! Además, esta alternativa elimina muchos de los riesgos que hemos mencionado antes

Muchas personas tienen dudas sobre si practicar sexo virtual o no, si es placentero… Cada persona es un mundo y ¡a cada uno le gusta una cosa distinta! Si te sientes cómodo, te apetece y te excita… ¡adelante!

Ana Lombardía.

Image courtesy of bplanet at FreeDigitalPhotos.net

Deja un comentario