Los beneficios del orgasmo

El orgasmo es una experiencia fantástica, divertida y muy placentera. Muchas personas vienen a mi consulta a hacer terapia sexual cuando tienen dificultades para disfrutarlo con plenitud. Problemas para alcanzarlo con facilidad, pérdida de control sobre el mismo o, incluso, cuando no son capaces de sentirlo. Otras veces, acuden para aprender a alcanzarlo de diferentes maneras y con la estimulación de distintas partes del cuerpo.

Qué es el orgasmo

orgasmoUn orgasmo es un reflejo que se origina en la parte baja de la médula espinal y que asciende hasta el cerebro. La señal que recibe el cerebro es la de una sensación de muchísimo placer, un pico de placer máximo. Como todos los reflejos, los orgasmos se aprenden y se condicionan. De este modo, podemos aprender a tenerlos, a sentirlos y a disfrutarlos de muchas maneras.

Por lo general, aprendemos a tenerlos en un momento determinado de nuestra vida, de una manera concreta. Después, repetimos ese aprendizaje una y otra vez. Por ejemplo, aprendemos a tener orgasmos estimulándonos el clítoris con la mano en la adolescencia y, a partir de ahí, continuamos el resto de nuestra vida adulta masturbándonos de esa manera para conseguirlo.

Cómo llegar al orgasmo

La mayoría aprende a llegar mediante la estimulación manual de los genitales. Los genitales son la parte del cuerpo que más terminaciones nerviosas tiene y, por tanto, son más fáciles de estimular. Además, culturalmente se nos ha enseñado a disfrutar de la sexualidad a nivel genital. Esto no significa que no podamos conseguirlo con cualquier otra parte del cuerpo.

Para que tengamos uno es necesario que haya un gran acúmulo de excitación sexual. Esta excitación se puede conseguir con cualquier cosa o con cualquier parte del cuerpo que nos guste lo suficiente. Fantasías, sueños, pecho, cuello, ano, pies, punto G… pueden ser tan excitantes que nos lleven al orgasmo. Puede parecer muy difícil, pero hay muchas más personas de las que creéis que tienen esta habilidad. En la consulta enseño distintas maneras de llegar al orgasmo.

Beneficios del orgasmo

  • orgasmoEs muy muy placentero y muy muy divertido. Eso ya es un beneficio en sí mismo, pues nos permite disfrutar de un momento de máximo disfrute con nuestro cuerpo
  • Las endorfinas que se general y que nos provocan el placer, además, son responsables del aumento del estado de ánimo y de la alegría y felicidad que sentimos tras tenerlos. Este efecto puede durar horas e, incluso, días. Una persona que tenga orgasmos de forma frecuente tendrá más probabilidades de ser una persona feliz
  • Durante el orgasmo no existen los problemas ni las preocupaciones. Es un momento único en el que no existe nada más que el placer. Nada más
  • Mejora la actividad del cerebro y la memoria. Las hormonas y procesos bioquímicos mejoran la actividad del cerebro. Además, el olvidarse durante un rato de las preocupaciones y centrarse en el placer nos hace relajarnos, coger perspectiva y funcionar mucho mejor
  • Es muy relajante. Tras tenerlo se produce una sensación de bienestar y relajación fantástica. El cuerpo y la mente se dejan llevar, se relajan y se vuelven livianos
  • Tiene también beneficios para la piel y el cabello. Los estrógenos que se liberan y el agua y el aceite que segregan las glándulas sudoríparas se encargan de hidratar y proteger la piel y el pelo, haciendo que se vean más bonitos y brillantes
  • Alivia los dolores de cabeza. Se alivia la tensión de las venas cerebrales, mejora el riego sanguíneo y, por tanto, se libera la presión. De este modo, los dolores de cabeza disminuyen significativamente, como si tomásemos un analgésico
  • Fortalece y tonifica los músculos del suelo pélvico. Las contracciones que se generan en los genitales durante el orgasmo fortalecen el suelo pélvico, manteniéndolo en forma
  • Mantiene jóvenes los genitales. El aumento del riego sanguíneo durante las relaciones sexuales y el orgasmo, las contracciones del suelo pélvico y la posterior relajación hacen que los genitales se mantengan jóvenes y no se atrofien.
  • Facilita y promueve la acción defensiva del sistema inmunitario. Una vida sexual activa y con orgasmos mantiene el sistema inmune activo, protegiéndonos con más eficacia ante infecciones y enfermedades
  • Mejora el flujo sanguíneo y la tensión arterial. Al ser una actividad física, todo el cuerpo se pone en marcha como si de un deporte se tratase. De este modo, aumenta la circulación sanguínea y disminuye la tensión arterial

Ana Lombardía. 

Deja un comentario