He solucionado mis problemas de erección

He solucionado mis problemas de erección

he solucionado mis problemas de erecciónHe solucionado mis problemas de erección. Hace unos tres meses vino a la consulta un chico de unos 30 años que tenía dificultades de erección desde muy jovencito. Llegó angustiado, preocupado y con muchas ganas de resolverlo. Nos pusimos a trabajar y, en menos de 4 meses, conseguimos solucionarlo. Él mismo os cuenta cómo fue la experiencia en la consulta conmigo:

He solucionado mis problemas de erección

Asistir a terapia para tratar mis problemas de erección ha sido una de las mejores decisiones que he tomado. No fue fácil porque significaba aceptar que tenía un problema, que mi incapacidad para tener una buena erección no era por tener una noche mala o tener mucho trabajo. Necesitaba la ayuda de un profesional para averiguar qué pasaba y cómo solucionarlo.

La terapia fue muy bien, con charlas y diferentes ejercicios que debía realizar para ayudar a identificar los diferentes problemas que causaban mis problemas de erección. Y simplemente haciendo los ejercicios, yo mismo empezaba a identificar esos problemas, y después, repasándolos en terapia y comentándolos, encontraba formas de dejarlos atrás. En terapia aprendí a entender mi sexualidad, algo básico para poder disfrutar de mi y de mis relaciones sexuales. Pero algo que algo que no es tan fácil en la sociedad actual.

he solucionado mis problemas de erecciónEn realidad, la sexualidad es algo muy sencillo, con varios pasos consecutivos que unos hacen que lleguen otros. En mi caso, esos pasos estaban desordenados o me los saltaba. Y empieza por estar con la persona adecuada. Antes había estado con chicas con las que no podía o no me dejaban estar totalmente a gusto y confiado. Y eso, aunque yo quisiese ignorarlo, no me dejaba estar tranquilo durante los encuentros sexuales, lo que me llevaba a no poder tener buenas erecciones o simplemente no tenerlas. Y eso pasó una, dos, tres veces, y me generaba una tensión cada vez que estaba con un chica que ya no me dejaba tener una erección. Estaba en un bucle del que no sabía salir, y necesitaba ayuda para poder hacerlo.

Pero todo va muy bien, mi relación con mi chica  va genial. Nos complementamos y nos entendemos de maravilla, y en cuanto a las relaciones sexuales, todo sigue bien, Incluso mejor diría yo. En algunas ocasiones tengo erecciones potentes sólo tocándola y acariciándola, cuando antes siempre necesitaba algún tipo de excitación extra para tenerlas.

Mi fantasía es que mi mujer se acuesta con otro

Mi fantasía es que mi mujer se acuesta con otro

mi mujer se acuesta con otroTengo una duda que me come la cabeza últimamente, me preocupa mucho. No sé si es una pregunta sencilla de contestar pero me preocupa mucho. Últimamente, cuando estoy solo, una de las fantasías que más me excita es la de imaginar a mi pareja con otro hombre. ¡Es muy raro! ¿Por qué me pasa esto? Quería preguntarte si es una fantasía normal o si por el contrario es señal de algún problema grave. Mi fantasía es que mi mujer se acuesta con otro, no me parece normal. Gracias

Sí, es una fantasía normal. Para empezar, todas las fantasías son normales. Las fantasías son algo que sucede únicamente en nuestra mente, que sólo nos produce placer, no hace daño a nadie y no implica riesgos de ningún tipo. Las fantasías están para disfrutarlas y no es necesario que las llevemos a la realidad.

Además, tu fantasía en concreto es muy frecuente en mucha gente: fantasear con que nuestra pareja mantiene relaciones sexuales con una tercera persona es bastante habitual. Eso no significa necesariamente que te gustaría que se llevase a la práctica, pero sí es algo con lo que disfrutas en tu mente. Puedes estar tranquilo, no es señal de ningún problema.

A veces nos asustamos por el contenido de alguna de nuestras fantasías. Es normal que nos asustemos, pues muchas veces van en contra de lo que realmente deseamos o de lo que la sociedad nos dice que tenemos que desear. Las fantasías están ahí para que las disfrutemos. Con las fantasías podemos disfrutar y experimentar cosas que, de otro modo, no podríamos hacer: podemos fantasear con cosas que realmente no queremos llevar a la realidad, con cosas prohibidas, con cosas que están fuera de nuestro alcance… Nos abren la posibilidad de disfrutar de lo que queramos ¡sin censuras!

Te recomiendo que leas este artículo sobre las fantasías sexuales. Es muy cortito y te dará algunas pautas para entenderlo mejor.

Incluso, si quisiese llevar tu fantasía a la realidad no sería algo malo, siempre y cuando tu mujer y tú estéis de acuerdo con ello, lo deseéis y lo disfrutéis de forma consensuada.

Un abrazo!!

Ana Lombardía. 

 

Me excita mandar fotos mías desnudo a las novias de mis amigos

Me excita mandar fotos mías desnudo a las novias de mis amigos

me excita mandar fotos mías desnudoEl otro día recibí la siguiente pregunta de un lector muy preocupado por una práctica sexual que realiza a menudo… pero que puede ser perjudicial para él y para las personas involucradas. Me excita mandar fotos mías desnudo.

Hola mira tengo un problema me gusta enviarle fotos a las mujeres desnudo pero tienen que ser amigas o novias de amigos porque sino no me gusta. Me siento mal por eso, pero es realmente fascinante. Me excita mandar fotos mías desnudo, tambien masturbandome. ¿Que debo pensar? 

Me excita mandar fotos mías desnudo

Hola!

Fantasear con mostrar tu cuerpo, tus genitales o cómo te masturbas a las mujeres de tu entorno puede ser muy excitante ¡eso es perfectamente normal!

Llevarlo a la práctica, a la realidad, es algo más complejo: esas mujeres deben consentir y desear recibir esas imágenes. De lo contrario, estarías invadiendo su intimidad con tu sexualidad y se podría considerar acoso. Puede ser muy desagradable recibir ese tipo de imágenes si no es algo que deseas. Además, corres el riesgo de que se enfaden contigo, tanto ellas como sus parejas, dejen de hablarte e, incluso, te denuncien.

me excita mandar fotos mías desnudoLas fantasías sólo se pueden llevar a cabo con el consentimiento y el deseo de las personas involucradas en ellas; de lo contrario, es mejor mantenerlas en la fantasía y no llevarlas a la realidad. Si alguna de esas mujeres consiente y desea que le mandes esas fotos ¡perfecto! sigue haciéndolo y disfrútalo. Sino, mantén la fantasía en tu mente, imagina cómo sería mandarles esas fotos, cómo sería su reacción, qué sentirían, que harían, mastúrbate pensando en ello si quieres, excítate y córrete si lo deseas… pero sin llevarlo a la vida real.

Las fantasías no son, en ningún caso, malas ni perjudiciales ni suponen un problema. Puedes continuar disfrutando de ellas sin llevarlas a la práctica.

Un abrazo!!

Ana Lombardía.

A veces se me baja durante el sexo

A veces se me baja durante el sexo

A veces se me baja durante el sexoA veces se me baja durante el sexo. Últimamente muchos me estáis comentando una preocupación que os ronda la cabeza, una idea errónea sobre vuestra sexualidad que tenéis instaurada como si fuese una verdad universal. No sé de dónde os la habéis sacado, la verdad, pero no es cierta y os hace mucho daño. La idea es que, si se os baja durante un encuentro sexual, ya no se os va a levantar de nuevo y, por tanto, se tiene que acabar el encuentro.

Vamos a ver: si se te baja la erección ¡puedes volver a recuperarla! El hecho de que una erección se baje en un momento determinado no significa necesariamente que se vaya a quedar así para siempre ¡ni mucho menos!

A veces se me baja durante el sexo

La erección es un síntoma de que estás excitado, ni más ni menos. No es más que eso. Si te excitas, es muy probable que tengas una erección. Si pierdes la excitación, por el motivo que sea, la erección disminuirá. Durante un encuentro sexual pasamos por distintos momentos y no en todos tenemos por qué tener una excitación tremenda. No pasa nada, es normal. El sexo es un juego y, durante el mismo, pasamos por distintas etapas de distinta excitación. Hay que tener claro que, durante el sexo, la excitación no tiene por qué ir siempre en aumento (eso es un mito que hay que desterrar cuanto antes) y, por tanto, la erección puede fluctuar con la excitación.

A veces se me baja durante el sexoLa erección se puede perder por distintos motivos:

  • Te distraes de lo que está ocurriendo en la cama
  • Dedicas tu atención al placer de tu pareja y dejas de lado el tuyo
  • Lo que sucede en la cama no te gusta o no te resulta placentero
  • Te agobias con pensamientos negativos
  • Sientes cansancio físico

En la base de todos estos motivos está la disminución de la excitación. Pero la excitación es algo que sí puede subir y bajar y, con ella, la erección. En un momento dado podemos estar más excitados, hacer algo que nos encanta, que nuestra pareja nos estimule de una manera estupenda… y en otros momentos podemos distraernos, hacer algo que le gusta a nuestra pareja pero a nosotros no tanto, agobiarnos con algún pensamiento negativo, cansarnos con una postura determinada… Esas cosas nos alejan del placer disminuyendo la excitación y, por tanto, la erección.

A veces se me baja durante el sexoY no pasa nada, con volver a centrarnos en lo que está sucediendo en la cama y hacer aquellas cosas que más excitantes nos resulten volverá la excitación y la erección. No es fundamental tener una erección tremenda durante todo el encuentro sexual, ni mucho menos. Además, el cuerpo está lleno de terminaciones nerviosas ¡el pene no es la única parte de tu cuerpo con la que puedes disfrutar! y alejar la atención un rato de tu pene te ayudará a volver a excitarte y recuperar la erección.

En ocasiones si los agobios, los pensamientos negativos y la ansiedad se descontrolan pueden hacer que la pérdida de la erección sea más persistente y difícil de recuperar. En ese caso, es buena idea que consultes con un profesional para que te de unas cuantas claves para solucionarlo.

Ana Lombardía. 

No siento nada al hacer el amor

No siento nada al hacer el amor

No siento nada al hacer el amorNo siento nada al hacer el amor: es una queja muy frecuente de muchas personas, tanto hombres o mujeres, que me escriben o vienen a mi consulta angustiados porque no disfrutan de las relaciones sexuales con penetración.

Físicamente, hay una explicación muy sencilla para que a hombres y a mujeres no les guste la penetración vaginal: la estimulación física que se recibe no es suficientemente placentera.

  • La vagina es únicamente sensible los 3 o 4 primeros centímetros, el resto del canal vaginal apenas tiene terminaciones nerviosas; es por eso que las mujeres podemos colocarnos un tampón cuando tenemos la regla y no notarlo en absoluto. Por tanto, durante la penetración la mujer puede no recibir una gran estimulación a nivel físico
  • La presión que ejerce la vagina sobre el pene puede no ser suficiente para algunos hombres. Muchos han aprendido a masturbarse ejerciendo mucha fuerza con su mano sobre el pene, y disfrutan de esa presión y de esa fuerza. En ocasiones, la vagina puede no tener la tonicidad suficiente para agarrar el pene con tanta fuerza como lo haría el propio hombre con su mano y, por tanto, no disfrutan del roce que les ofrece la vagina (incluso mujeres con un suelo pélvico fuerte pueden no ofrecer suficiente roce a hombres acostumbrados a masturbarse con mucha fuerza)

No siento nada al hacer el amorA pesar de que en muchas ocasiones la estimulación física que reciben hombres y mujeres durante la penetración vaginal pueda ser escasa, la sensación emocional, la conexión con la pareja y el morbo pueden ser lo suficientemente estimulantes para que la penetración sea una práctica muy placentera y, por tanto, hacer el amor sea muy satisfactorio. De hecho, por eso lo llaman hacer el amor.

Otras personas, por el contrario, no encuentran la penetración muy estimulante a nivel emocional: no se sienten especialmente unidas a su pareja por el hecho de penetrar o ser penetradas, ni les parece especialmente morboso juntar los genitales de esa manera. Por tanto, es frecuente que expresen eso de no siento nada al hacer el amor.

Muchas de estas otras personas sí que disfrutan mucho del resto de prácticas sexuales que existen: les resultan muy estimulantes físicamente, pues les estimulan el clítoris directamente, el pene recibe el roce con la fuerza deseada o se tocan otras zonas erógenas muy placenteras. Además, también pueden obtener mucho placer a nivel emocional y sienten que están haciendo el amor con sus parejas, aunque no haya penetración.

No siento nada al hacer el amorLa penetración vaginal es la práctica sexual más extendida y más practicada en nuestra cultura. Eso es porque, evolutivamente, tiene su sentido, pues es la práctica que permitía la evolución de la especie. Lamentablemente, a día de hoy no lo tiene, pues el 99,9% de las relaciones sexuales que mantenemos son por placer, no para reproducirnos (de hecho, usamos los métodos anticonceptivos a nuestro alcance para evitar embarazos  no deseados). Pero por efecto de la inercia que mantenemos tras siglos de costumbres y por la idealización de la penetración vaginal que nos ofrecen las canciones, películas, libros y demás, parece que todos tenemos que practicar y disfrutar, necesariamente, de la penetración vaginal para poder decir que tenemos una sexualidad plena.

Realmente, la penetración es sólo una práctica más del enorme abanico de prácticas sexuales de las que podemos disfrutar: besos, caricias, abrazos, sexo oral, sexo anal, masturbación, frotamientos, juegos varios… Yo siempre recomiendo a todo el mundo que deje, por una temporada, de practicar la penetración vaginal. De esta forma, podemos ver si la practicamos por inercia y si nos gusta tanto como practicarla con tanta frecuencia. Además, al descartar la práctica principal de nuestro repertorio no nos queda más remedio que explorar el resto, redescubrir nuestro cuerpo y nuestro placer y, por tanto, reconstruir nuestra sexualidad dejando de lado las presiones culturales y las costumbres sociales.

Ana Lombardía.

Truco para retardar la eyaculación

Truco para retardar la eyaculación

retardar la eyaculaciónRetardar la eyaculación es algo que preocupa a muchos hombres. El tiempo que duran durante la penetración es algo muy importante para muchas personas que quieren alargar el encuentro lo máximo posible, disfrutar de él y hacer disfrutar a su pareja.

A veces, esto preocupa tanto que se vive el momento de la penetración con muchos nervios y ansiedad, de manera que se consigue justo lo contrario a lo que se desea: se acelera la eyaculación. Aunque lo importante es la calidad y no el tiempo del encuentro sexual, si éste se vive con nervios, es demasiado breve y no se tiene sensación de control sobre el orgasmo, no va a ser placentera en ningún caso.

Es frecuente entre los hombres a los que les cuesta retardar la eyaculación y tienen sensación de eyaculación precoz que su fantasía vaya más rápido de lo que está sucediendo en realidad en el encuentro sexual. Os lo explico con un ejemplo: imaginad que os estáis besando con una mujer en el ascensor. Aun no habéis ni entrado a casa y, mientras subís y os besáis, tú ya te estás imaginando cómo es su cuerpo desnudo, cómo son sus tetas, cómo será chuparlas, cómo será penetrarla, cómo será moverte dentro de ella… ¡tú ya estás pensando en todo eso y sólo la estás besando!

La fantasía, aunque sólo suceda en tu cabeza, es un potente estimulador sexual: aumenta tu excitación de la misma manera que si realmente le estuvieses chupando las tetas y la estuvieses penetrando. De este modo, alcanzas el mismo grado de excitación con tu fantasía que con la realidad y, por tanto, te acercas al orgasmo sólo con besarla. Además, al acelerar el encuentro sexual en tu cabeza no te estás centrado en las sensaciones reales que te está provocando esa mujer ni las estás disfrutando casi nada.

¿Qué hacemos entonces? Lo que vamos a hacer es no acelerar la fantasía para retardar la eyaculación.

Truco para retardar la eyaculación

  • Céntrate en las sensaciones del momento. Disfruta de lo que estás sintiendo ahora, sin pensar en lo que va a venir después, en lo que vais a hacer, en lo que te va a hacer ella a ti, en lo que vas a sentir… sólo importa el ahora
  • retardar la eyaculaciónSi la fantasía te asalta la cabeza, nárrate a ti mismo lo que está sucediendo y lo que estás sintiendo: Estamos en el ascensor, nos estamos besando, que encanta cómo huele, el sabor de su boca, es alucinante cuando me muerde el labio inferior, besa muy despacio y es muy sensual… De esta forma, la realidad gana terreno a la fantasía en tu mente y queda eclipsada por la realidad
  • Como no podemos tener en la cabeza dos pensamientos a la vez, de igual potencia y además contradictorios (nos estamos besando vs. la estoy penetrando) lo que vamos a hacer es sustituir un pensamiento por otro, centrándonos en lo que está sucediendo y no en lo que va a suceder
  • De esta manera, adecuaremos nuestro nivel de excitación a lo que está sucediendo en el momento y no a lo que va a suceder dentro de un rato.
  • Además, nuestro nivel de excitación será más cercano al de nuestra pareja, pues estaremos los dos viviendo la misma realidad

Centrarse en lo que está sucediendo ahora nos permite disfrutar del encuentro sexual, de sentirlo con plenitud y vivirlo a tope; es mucho mejor y más efectivo que intentar distraernos recitando mentalmente la alineación del Betis.

No todos los hombres que tienen dificultades para controlar la eyaculación tienen tendencia a acelerar la fantasía. Si no es tu caso, no te preocupes, pues existen más formas de retardar la eyaculación; prueba ésta que te he contado en cualquier caso y, si no te sirve o quieres aprender más formas, no dudes en ponerte en contacto conmigo para solucionarlo.

El control de la excitación y, por tanto, de la eyaculación, es algo que se puede aprender fácilmente con trucos como este. A los que venís a consulta porque queréis aprender algún truco para retardar la eyaculación os enseño esta herramienta y otras muchas más que, combinadas y bien aplicadas, os proporcionan mucho control sobre la eyaculación y sobre vuestro placer.

Ana Lombardía.