Las distintas formas de expresar amor en pareja

Las distintas formas de expresar amor en pareja

expresar amor en parejaExpresar amor en pareja, dar muestras de cariño y hacerle saber a la persona que quieres que la quieres es fundamental. Muchas veces caemos en el error de «ya sabe que le quiero», «no es necesario que se lo diga» o «no pasa nada porque no se lo demuestre todos los días»; lo cierto es que es fundamental que, para que la pareja siga viva y en forma, tengamos unos hábitos saludables a la hora de expresar nuestro amor.

Expresar amor en pareja es todo un arte y cada persona lo hace de una manera distinta. La forma en la que hemos aprendido de niños a dar y recibir amor condiciona en buena parte la manera en la que lo haremos en la edad adulta. De tal modo, tenderemos a dar y buscaremos recibir formas similares de cariño a las que estamos acostumbrados de la infancia.

Por ello, es frecuente encontrarnos parejas que chocan en los modos y frecuencia de expresar afecto. A veces, uno de los dos no es muy expresivo, mientras que el otro espera recibir constantes muestras de cariño. Otras veces, el modo en el que se expresa ese cariño no es en el que esperamos recibirlo. En ambos casos, se produce frustración, tanto en la persona que ofrece el cariño como en la que lo recibe. Es importante que la frecuencia en que se expresa el afecto sea satisfactoria para los dos y que el modo en que se expresa es afecto incluya en mayor o menor medida todos estos aspectos:

6 Maneras de expresar amor en pareja:

  • expresar amor en parejaEn palabras: expresar con palabras lo que sientes es muy enriquecedor para la pareja. Se expresa de manera explícita lo que se siente, con claridad y sin rodeos. Por ejemplo, decir te quierote echo de menosme gustas muchoeres fantástico/aestás muy guapo/a…
  • Con el cuerpo: besos, caricias, abrazos, cosquillas, ir de la mano por la calle, sexualidad genital… son maneras de expresar físicamente nuestro amor por la pareja. Son muy placenteros, afianzan el vínculo de la relación, generan endorfinas, relajan…
  • Inclusión en la vida cotidiana: introducir a nuestra pareja en nuestra vida -y dejar que nos introduzca en la suya- fomenta que compartamos intimidad, relaciones, espacios y proyectos. Por ejemplo, conocer a amigos y familiares, tener un espacio en la casa del otro (o una casa en común), preparar viajes juntos, comentar lo que nos ha pasado en el día, pedir y dar apoyo y opinión sobre el trabajo o situaciones complicadas, planear juntos la agenda del fin de semana…
  • Conductas facilitadoras: podemos hacer muchas cosas en el día a día para hacer que la vida de nuestra pareja sea más fácil y bonita: hacer un recado por él/ella, preparar la cena, asumir más tareas del hogar cuando está más ocupado/a con el trabajo, dejar un regalito para compensar un día duro, ofrecernos a hacer una tarea que habitualmente es del otro/a…
  • Atender llamadas de atención: cuando nuestra pareja muestra interés por algo y nos informa de ello para compartirlo con nosotros es muy importante mostrarse receptivo/a esa llamada de atención. Por ejemplo, mira qué flor más bonita¿te gusta cómo he ordenado el salón?lee este informe que acabo de escribir…Hay un estudio precioso en el que se mide el grado de satisfacción de los miembros de la pareja en función del número de llamadas de atención atendidas y no atendidas por el ser querido (a más llamadas de atención respondidas, mayor satisfacción con la relación de pareja)
  • Cuidar el tiempo que se pasa separados: ya sea por viajes de trabajo, vacaciones separados o un largo día sin verse, es importante cuidar y mantener el vínculo en la distancia. Llamadas, mensajes e emails para mantener el contacto, cuidar los saludos y las despedidas, traer recuerdos o souvenirs de los viajes, preparar la comida favorita de tu pareja y dejársela en la nevera antes de irte, dejar una nota cariñosa escondida en su maleta…

expresar amor en parejaDar cariño es un hábito positivo y enriquecedor que se aprende con la práctica, produciendo satisfacción tanto en la persona que lo ofrece como en la que lo recibe. Cuando hay discrepancias en la frecuencia y en la forma en la que expresa el cariño es importante negociar y llegar a acuerdos que satisfagan a ambas partes. Es posible que la persona que tiene a mostrar cariño menos veces o que no acostumbra a hacerlo de una manera determinada se sienta forzado poco natural al principio, pero esa sensación se desvanecerá al crearse el hábito.

Es importante que, sin dejar de ser quien somos, fomentemos y desarrollemos las distintas formas de expresar amor. También es importante recordar que el hecho de que nuestra pareja no nos muestre afecto de la manera que deseamos o con la frecuencia que esperamos no significa que no nos quiera. También es importante pedir el afecto que deseamos y elegir con libertad si lo que nos ofrecen nos vale o no. En la consulta trabajamos con todo esto.

Ana Lombardía.

 

Mi marido tiene cibersexo con otras mujeres ¿debería dejarle?

Mi marido tiene cibersexo con otras mujeres ¿debería dejarle?

Mi marido tiene cibersexo con otras mujeresA mi marido siempre le ha gustado hablar con la gente, y en especial con las mujeres, con las que siempre quiere hacerse el interesante. Fuera de casa es simpático, amable, atento, pero de puertas para dentro nada de esto se ve, incluso no le cuesta sacar los gritos.

El caso es que últimamente he descubierto que se ha estado dedicando a llamar por teléfono a mujeres y a contactar en los chats. Mi marido tiene cibersexo con otras mujeres. Al preguntarle, me dijo que eran amistades con las que intercambiaba recetas, pero he descubierto que llegó a hacer juegos amorosos con ellas virtualmente, masturbándose y mandando fotos de sus genitales. Al principio me lo negó, y luego lo reconoció y me prometió que no lo haría más. Pero sí lo ha hecho. Aunque intento creerle, me engaña continuamente. Además cada día estamos más distanciados y no tiene interés por casi nada. Se pasa el día charlando con quien sea, y por la tarde se va a un local de jubilados a jugar a cartas (tiene 63 años).

No colabora con casi nada de la casa, y no soporta que le diga que podría hacer esto o aquello. Yo no trabajo, pero estoy bastante ocupada haciendo cursillos y de voluntaria en Cáritas; lo único que compartimos son clases de yoga y gimnasio. ¿Debería separarme? Me resisto porque me asusta vivir sola. Muchas gracias por prestar atención a mi carta y le agradeceré su opinión al respecto, pues no sé qué dirección tomar. 

Para tomar una decisión al respecto de tu situación de pareja debes evaluar la situación y decantarte por lo que a la larga te va a hacer sentir mejor y más a gusto con tu vida. Por lo que me cuentas, tu marido y tú os habéis distanciado y, además, él se está relacionando con terceras personas; ambas cosas te duelen y te hacen infeliz. Ahora mismo no estás satisfecha con lo que tienes y, por lo que parece, él no está dispuesto a hacer ninguno de los cambios que tú necesitas. En estas circunstancias, debes ser tú la que haga los cambios para sentirte bien y ser feliz.

Mi marido tiene cibersexo con otras mujeresCuando tenemos una situación que no nos gusta tenemos dos opciones: la primera es cambiar esas circunstancias. En este caso, para cambiar las circunstancias podrías intentar mejorar la situación con tu marido, insistirle en los cambios que necesitas, acudir juntos a terapia de pareja…

Separarse es otra forma de cambiar las circunstancias que no te gustan. Separarse puede dar miedo, y más si te asusta vivir sola. Aun así, puede ser una opción dado que ahora mismo tienes una situación que no te gusta y, si te separas, dejas la puerta abierta a que llegue algo que sí pueda ser bueno. Al principio y hasta que rehagas tu vida y tu rutina lo puedes pasar mal… pero ya lo estás pasando mal ahora mismo también.

La segunda opción que tenemos cuando tenemos una situación que no nos gusta es la de adaptarnos a esa situación y cambiar la forma que tenemos de verla. ¿Crees que podrías seguir con tu marido y hacer tu vida, sin importarte lo que él haga? ¿Podrías no sentirte sola conviviendo bajo el mismo techo pero haciendo vidas distintas? ¿Serías feliz con eso? ¿Lo prefieres a separarte?

Ir a la consulta de un/a psicóloga podría ayudarte a enfrentar la situación y ayudarte a tomar la decisión. ¡Mucho ánimo!

Ana Lombardía.

Artículo de la revista Psicología Práctica. Puedes encontrar más artículos como este en el consultorio sentimental que llevo en esta revista ?

Mi mujer es muy celosa y no me deja hacer nada

Mi mujer es muy celosa y no me deja hacer nada

Mi mujer es muy celosaMi mujer es muy celosa. Tiene un carácter agresivo y me monta un escándalo a la primera de cambio. Si no tenemos sexo todos los días, intenta hacerme sentir mal. Y cuando me levanto antes que ella, me acusa de haberme masturbado y me regaña. Para descargar sus rabias, sus temas favoritos son la prostitución y la infidelidad, hasta el punto de que solo puedo llevar el coche si voy con ella, porque piensa que si voy solo entraré en un club de alterne o pararé a una chica de carretera. No puedo vivir así; me gustaría salir libremente con amigos. ¿Cómo se eliminan los celos en la pareja? Amistades no acepta, ni tampoco ir a un psicólogo. Ella tiene 34 años y yo 27. 

Los celos suelen ser un reflejo de la inseguridad de la persona que los sufre: suelen subyacer pensamientos del tipo no soy suficiente para él, va a encontrar a otra mejor que yo, no puedo satisfacerle sexualmente, soy fea, no soy atractiva, no tiene motivos de peso para estar conmigo, si no se desahoga sexualmente en casa conmigo va a irse con otra…

Todos estos pensamientos provocan unos sentimientos terribles de inseguridad y malestar en la persona que los padece. Además, con la intención de mitigarlos y controlar la situación aparecen comportamientos como los que describes: reclama sexo constantemente, no te permite salir solo, se muestra agresiva cuando cree que te escapas

En contra de lo que a veces puede parecer, el ceder a sus peticiones de control para hacerle sentir mejor es contraproducente, pues agrava la situación: por un lado, al hacerlo le das la razón y legitimas pensamientos del tipo un hombre no debe salir solo con el coche porque aumentan las probabilidades de que sea infiel. Por otro lado, alientas su (falsa) sensación de control y haces que cada vez necesite controlar más para sentirse segura.

Mi mujer es muy celosaNo sé por qué ha desarrollado tu mujer los celos, si siempre ha sido así o si ha habido un detonante en vuestra relación. Cada caso es distinto y la forma de abordarlo también. Creo que vuestra situación ha llegado a tal extremo que no vais a poder resolverlo vosotros mismos; necesitáis la ayuda de un psicólogo/a. Intenta hablarlo con ella en un momento en el que estéis calmados y a gusto y, con mucho tacto y cariño, vuelve a proponerle acudir a un profesional. Si sigue sin acceder, puede ser buena idea que acudas tú solo para que te enseñe a llevar lo mejor posible la situación.

Como ya te he dicho, cada caso se aborda de una manera distinta, pero voy a comentarte algunas de las cosas que se hacen en la consulta para resolverlo, para que te hagas una idea:

  • Para empezar, hay que buscar la raíz del problema: ¿es una persona insegura? ¿ha pasado algo en la relación que le haya hecho desconfiar de manera legítima? ¿tiene pensamientos obsesivos sobre la infidelidad? ¿qué cosas le hacen sentirse insegura?
  • Es importante identificar los comportamientos que la pareja pueda estar teniendo que mantengan los pensamientos y comportamientos celosos: ocultarle información sobre lo que haces, ceder a sus peticiones de control, enfadarte cuando te dice que está celosa… son cosas que en muchos casos pueden reafirmar los sentimientos de inseguridad de la persona que sufre los celos
  • Mi mujer es muy celosaAnalizar y revisar los pensamientos de la persona celosa e irlos sustituyendo, poco a poco, por otros más realistas que no le hagan sufrir
  • Mejorar y fomentar la comunicación dentro de la pareja: hablar de lo que sentís el uno y el otro y apoyaros en el proceso es fundamental
  • Aumentar y mejorar las muestras de cariño –tanto en el plano sexual como fuera de él- puede mejorar en algunos casos la seguridad de la persona que siente celos
  • Establecer pautas de comportamiento ante situaciones problemáticas, como qué hacer ante un estallido de celos o cómo afrontar una reunión de amigos a la que asistes solo
  • Dar indicaciones para la pareja de la persona celosa para continuar viviendo su vida con autonomía y, a la vez, apoyar a su pareja en el proceso de volver a sentirse segura

Ana Lombardía.

Artículo de la revista Psicología Práctica. Puedes encontrar más artículos como este en el consultorio sentimental que llevo en esta revista ?

Y tú, ¿qué aportas a una relación?

Y tú, ¿qué aportas a una relación?

¿qué aportas a una relación?Por lo general, todos tenemos una idea más o menos clara de lo que buscamos en una pareja. Sabemos cómo queremos que sea, qué valores esperamos que apoye, qué actitudes, qué comportamientos… Sabemos qué cualidades básicas necesitamos que tenga la otra persona para que sea nuestra pareja… y también sabemos qué cosas podemos pasar sin tener, cuáles no son fundamentales para nosotros.

Cada uno tenemos una idea en nuestra cabeza de cómo sería la pareja ideal y del tipo de relación que queremos para nosotros y cada vez nos volvemos más estrictos y rígidos a la hora de buscar pareja; si no se adapta a esa idea que tenemos, no nos vale. Por una parte eso está bien, sabemos lo que queremos, vamos a por ello y no nos conformamos con menos… pero muchas veces esa idea que tenemos en la cabeza puede estar muy idealizada y ser muy difícil de conseguir. Además, nos puede cerrar puertas a personas estupendas que, por no ajustarse a lo que tenemos pensado, descartamos.

Y tú, ¿qué aportas a una relación?

Hoy quería proponeros reflexionar sobre qué es lo que aportamos cada uno de nosotros a una relación. Tenemos muy claro lo que queremos, pero a veces no nos paramos a pensar qué es lo que ofrecemos. ¿Sabemos cómo somos? ¿Qué cualidades tenemos que hacen que sea bonito estar con nosotros? ¿Que cosas ofrecemos que enriquezcan la relación? ¿Qué facilidades ponemos a la hora de relacionarse con nosotros?

¿qué aportas a una relación?Me parece muy importante conocernos en ese aspecto. Muchas veces tendemos a mirar hacia el otro y a pedirle que sea buena pareja para nosotros, olvidándonos de preguntarnos a nosotros mismos qué es lo que aportamos a una relación.

Cuando sabemos las cosas positivas que aportamos y descubrimos nuestras carencias al respecto nos damos la oportunidad de mejorar, crecer y enriquecernos como persona; ya no solo para que nuestras relaciones de pareja sean mejores, sino para sentirnos mejor con nosotros mismos, avanzar en nuestro camino y ser más felices.

He estado preguntando a la gente de mi alrededor qué es lo que más valora en una persona a la hora de escogerla como pareja y qué cosas son las que creen que aportan a una relación sentimental. Os dejo una pequeña lista en las que recojo muchas de ellas, para que os sirvan de guía y os den ideas a la hora de continuar creciendo y desarrollándoos.

  • Capacidad de compromiso
  • Lealtad
  • Sentido del humor
  • Empatía
  • Capacidad de perdonar
  • Habilidad para hablar y comunicarse
  • Flexibilidad
  • ¿qué aportas a una relación?Igualdad
  • Curiosidad e interés por el mundo
  • Simpatía
  • Optimismo
  • Generosidad
  • Higiene
  • Equidad en las tareas de la casa
  • Economía estable
  • Atractivo físico
  • Ser detallista
  • Honestidad
  • Gratitud
  • Cuidador/a
  • Conocimientos culturales amplios
  • Buena conversación
  • Humildad, modestia
  • Preocupación activa por el bienestar del otro
  • Capacidad para relacionarse en intimidad
  • Buen corazón
  • Independencia
  • Trabajador/a
  • Compromiso político y social
  • Gusto por las actividades de ocio culturales, deportivas…
  • Valentía
  • Mente abierta
  • Cariñoso/a
  • Capacidad de conectar emocionalmente
  • Apoyo emocional
  • Capacidad de responder adecuadamente en situaciones difíciles
  • Confianza
  • Capacidad de amar

Ana Lombardía.

Mi marido me ha dejado y me siento perdida

Mi marido me ha dejado y me siento perdida

Mi marido me ha dejadoMi marido me ha dejado. Hace un año y medio que mi pareja, con la que llevaba diez de relación, uno conviviendo y con planes de casarnos e incluso tener hijos, me dejó de un día para otro sin ninguna explicación, y tuve que dejar el piso en el que vivíamos porque era suyo. Actualmente, aunque estoy bien relativamente, me siento un poco perdida al haber vuelto a casa de mis padres y ser un poco “niña” otra vez. Por otra parte, tengo trabajo, pero por ahora no puedo independizarme, y aunque he buscado otros, el mío es muy específico y con la crisis es más difícil encontrar algo mejor. Creo que me falta un empuje para dirigir mi camino laboral y personal, independizarme y sentir que llevo las riendas de mi vida. Por otro lado, aunque sé que este tiempo de estar sola es muy necesario para mí, para darme mi lugar, para saber exactamente hacia dónde dirigirme más segura, inconscientemente busco una pareja, como si eso me fuera a facilitar las cosas. Y por otro lado, tengo miedo también, porque las pocas parejas serias que he tenido no han sido buenas. Temo no encontrar un hombre que sea bueno, no poder ser madre, no poder independizarme, no sentirme realizada ni en lo personal ni en lo laboral… Puede que me dé miedo estar sola, pero a su vez quizás sea eso lo que más necesite.

Hace poco tiempo que, sin tú quererlo, tu vida dio un cambio radical. Tu pareja rompe la relación, tus planes de casarte y tener hijos se ven truncados, tu situación económica empeora, te ves obligada a volver a casa de tus padres… Tus proyectos y planes de futuro, tu forma de vida y tu identidad personal han sufrido un traspiés enorme ¡pero no irreparable!

Cuando estamos en pareja construimos una gran parte de nuestra vida y nuestra identidad en torno a esa persona: casa, estilo de vida, planes de futuro, rutina diaria, amistades, tiempo de ocio… Ahora te toca descubrir quién eres tú sin él, sin pareja.

Mi marido me ha dejadoEmpieza por las cosas que te resulten más sencillas de abordar, por ejemplo, el tiempo de ocio, las aficiones, los amigos… recupera amistades y actividades que te hagan sentir bien, te aporten cosas positivas y te recuerden quién eres. Esto te hará sentir fuerte y, además te dará el apoyo de tu entorno cercano, de las personas que te quieren. Ellos también te darán perspectiva e ideas sobre cómo afrontar tu nueva vida.

Intentar elaborar un proyecto más a largo plazo y establecer objetivos realistas y alcanzables te aportará el sentido que a lo mejor has perdido: ¿Qué quieres hacer ahora con tu vida? ¿Quieres irte de casa de tus padres? ¿Sigues queriendo ser madre? ¿Cómo quieres que sea tu estilo de vida? Ten en cuenta que, para que tus objetivos sean realistas y alcanzables, a lo mejor tienes que planteártelos de una forma distinta a como lo habías hecho hasta ahora; por ejemplo, compartir piso en vez de vivir sola, ser madre soltera en vez de vivir la maternidad con una pareja, cambiar de profesión o emprender por tu cuenta…

Una vez que te respondas a esas preguntas, elabora un plan de acción: piensa qué necesitas para alcanzarlos y qué cosas debes llevar a cabo. Ayuda mucho dividir en pequeñas submetas las metas grandes, para hacerlas más abordables. También es importante fijarse unos plazos para conseguir esos objetivos y, si no los hemos conseguido en ese tiempo, modificarlos o cambiarlos por otros. Decidir qué es lo que quieres, establecerte objetivos e ir a por ellos te hará sentir que vuelves a tener las riendas de tu vida y que no vas a la deriva.

Sí, creo que debemos aprovechar todas las etapas de nuestra vida y sacarles partido. Ahora estás en un momento que te permite, como muy bien has dicho, darte el lugar que te corresponde en la vida. Estar sin pareja nos permite descubrirnos y construirnos a nosotros desde otra perspectiva, con libertad y contando principalmente con nuestro propio criterio. Además, y aunque suene a tópico, es fundamental aprender a estar sola para, si llega el momento, poder compartir en pareja.

Mi marido me ha dejadoUna vez que tengas tus objetivos y tu plan de vida bien planteado y veas que vas logrando lo que quieres, te sentirás más segura de ti misma y será mucho más difícil que te conformes con un hombre que no sea bueno para ti. No regalarás tan fácilmente lo que tanto te ha costado construir y, además, descubrirás que tú misma puedes llenar tus propios vacíos sin la necesidad de estar en pareja. Estar en pareja puede ser muy bonito y muy enriquecedor, pero estar soltera (que no sola) también lo es. Reconstrúyete y descúbrete de nuevo, toma las riendas de tu vida y haz que sea bonita y enriquecedora por sí misma; y si llega un hombre a tu vida, te quedarás con él sólo si es bueno para ti.

Si cuando inicies el proceso no sabes cómo abordarlo, te sientes insegura y no eres capaz tomar decisiones, plantéate la posibilidad de acudir a un/a psicólogo/a que te guíe y te apoye. ¡Te será muy útil!

Ana Lombardía.

Artículo de la revista Psicología Práctica. Puedes encontrar más artículos como este en el consultorio sentimental que llevo en esta revista 😉

Un truco para decir NO

Un truco para decir NO

Un truco para decir noPara muchas personas, decir no a alguien puede ser una tarea realmente difícil, hasta tal punto que a veces les resulta imposible hacerlo y acababan diciendo  aun cuando es perjudicial para ellos mismos. Esto puede sucedernos tanto con amigos, familiares, compañeros de trabajo, hijos e, incluso, con nuestra pareja. Hoy vamos a ver un truco para decir no sin sentirnos mal y minimizando la posibilidad de herir los sentimientos de la persona a la que se lo decimos.

Por qué nos cuesta tanto decir no

Vivimos en un sociedad que nos dice que pensar en nosotros mismos es maloegoísta y, por tanto, decir no o negarnos a satisfacer los deseos y necesidades de otros se considera de mala persona. Es por ello que muchas veces nos sentimos mal cuando nuestros deseos son contrarios a los de los demás y somos incapaces de negarnos a cumplir los de los demás.

Otro motivo por el que nos cuesta tanto decir no es por el miedo a defraudar a los demás, a que dejen de querernos y de tenernos en cuenta. A veces parece que si no atendemos las necesidades de los demás van a dejar de considerarnos útilesmerecedores de amor. Sí que es cierto que algunas personas se mueven por el interés y, en el momento en el que dejas de servirle para sus fines se deshacen de tí, pero la gente que realmente te interesa y te hace bien es aquella que entiende que tú también tienes tus necesidades y no espera que las dejes de lado siempre para satisfacer las suyas.

Un truco para decir no

Un truco para decir no es la llamada técnica del sandwich. Esta técnica consiste en colocar en la frase la parte del no entre dos mensajes positivos. El segundo mensaje positivo puede ser, si queremos, una alternativa o salida para la persona que va a recibir el no. Quedaría así:

MENSAJE  POSITIVO -MENSAJE NEGATIVO – MENSAJE POSITIVO

Es muy sencillo y funciona bastante bien. Vamos a ver algunos ejemplos:

  1. Un truco para decir no-¿Me dejas el coche?
    1. Me encantaría dejarte el coche pero lo necesito yo esta tarde. Voy a indicarte cómo llegar a tu destino en autobús
  2. ¿Nos vamos a la playa este fin de semana?
    1. Me gustaría mucho complacerte pero este fin de semana me apetece muchísimo ir a la montaña. ¿Qué te parece si vamos a la playa la semana que viene?
  3. ¡Vamos a hacer el amor!
    1. Me apetece muchísimo pasar un rato contigo pero no tengo ganas de hacer el amor. Si te apetece, puedo darte un masaje estupendo en la espalda

Para llevar a cabo este truco para decir no es importante no mentir y cumplir con la alternativa que hemos ofrecido. No vale decir que nos encantaría dejarte el coche si no es verdad, o cumplir con la promesa de ir a la playa la semana siguiente. Es importante buscar los mensajes positivos de manera que podamos identificarnos con ellos y llevarlos a cabo.

Tampoco es necesario dar una alternativa en el segundo mensaje positivo si no lo deseamos. Uno de nuestros derechos como personas es el de decir no sin tener que dar explicaciones ni sentirnos mal al respecto y sin dar una alternativa a nuestro interlocutor. Por tanto, puedes simplemente colocar otro mensaje positivo al final de la frase, sin que implique tener que ofrecer una alternativa si no es lo que quieres.

Por qué funciona este truco

Este truco funciona porque estamos diciendo dos cosas positivas frente a una negativa y, por tanto, el balance que hace nuestro interlocutor es bueno. Además, estamos ofreciendo una alternativa, una ayuda o una salida a la persona a la que decimos no y, por tanto, no la dejamos en la estacada. Por otro lado, en el primer mensaje positivo estamos incluyendo un sentimiento positivo hacia la otra persona que hará que se sienta muy bien.

Ana Lombardía.