Mi pareja se centra solo en mi

Mi pareja se centra solo en mi

Hola Ana!!

Mi pareja se centra solo en miHace poco he conocido a un chico que vive en una ciudad distinta a la mía y… ¡nos va genial! Él lleva un tiempo estancado en su vida y está planteándose venir a vivir a mi ciudad. Me da un poco de miedo pues, aunque yo no soy el motivo de tal cambio, sí que le motiva mucho el que yo esté aquí y nuestra relación. Y no quiero que con el nuevo cambio de vida se centre solo en mí y aparque el resto de facetas de su vida, quiero que las siga desarrollando todas pues no me parece sano que se centre solo en mí. Si nuestra relación se derrumbase ¡se le derrumbaría todo!

Cuando empezamos una relación nueva, las emociones que sentimos pueden ser muy potentes, muy positivas y euforizantes. Es importante que, aunque las disfrutemos y nos dejemos llevar por ellas, seamos conscientes de que no deben guiar al 100% nuestra toma de decisiones. Al principio, el enamoramiento nos aporta una sensación de felicidad tan potente y embriagante que no nos deja ver con claridad. Por eso, hay que ser cautelosos a la hora de tomar decisiones bajo el influjo de esas emociones -incluso, posponer ciertas decisiones hasta que las emociones hayan perdido su poder sobre nosotros.

Además, debido a estas emociones del enamoramiento, podemos tender a centrarnos en nuestra relación de pareja y a descuidar el resto de facetas de nuestra vida. Si a esto le sumas el hecho de no estar muy satisfecho y tener sensación de estancamiento… hay que andarse con cuidado. Como muy bien dices, es importante desarrollar y cultivar todas las facetas de nuestra vida.

Centrarnos únicamente en una de nuestras facetas (ya sea la amorosa, la familiar, la laboral, el ocio…) de forma continuada puede hacer que el resto se deteriore y hasta se pierda. Además, todas las facetas de nuestra vida se retroalimentan la una a la otra, por lo que cultivar una ayudará a que la otra también esté mejor. Por ejemplo, es importante tener ratos de ocio, diversión y descanso para rendir en el trabajo, es importante cultivar las amistades para enriquecer nuestra pareja, es importante trabajar y desarrollarse profesionalmente para subir nuestra autoestima, ganar dinero y mantenernos…

Centrarse únicamente en la pareja puede hacer que la relación se vuelva monótona, aburrida, dependiente y poco enriquecedora. Además, como has señalado, si vuestra relación se rompiese él se encontraría de repente solo en una ciudad nueva y sin nada a lo que agarrarse.

Cuando se plantea una situación como esta, puede ser bueno establecer un plan de vida con unos objetivos y unos tiempos: por ejemplo ¿qué espera al cambiar de ciudad? ¿dónde va a trabajar? ¿dónde va a vivir? ¿podrá conocer gente nueva? ¿qué otras alternativas tiene?

¡Espero haberte aclarado un poco el tema! Sino, ya sabes que podemos vernos en la consulta cuando quieras.

Un abrazo!

Ana Lombardía.

Nunca había tenido un orgasmo. Experiencia con la sexóloga

Nunca había tenido un orgasmo. Experiencia con la sexóloga

nunca había tenido un orgasmoHe tenido unos meses en consulta a una chica que nunca había tenido un orgasmo y que, además, tenía dificultades en sus relaciones de pareja, pues tendía a relacionarse con chicos que no le hacían sentir bien. Fuimos trabajando y, poco a poco, conseguimos solucionar ambas cosas. Le he pedido que os cuente cómo fue su experiencia conmigo y este es el resultado:

Empecé mi terapia con Ana para tratar principalmente dos cosas:
– Mi tendencia a involucrarme en relaciones tóxicas
– Mi incapacidad para tener orgasmos

Lo que yo no sabía es que ambos temas estaban estrechamente relacionados y se trataba de una gran falta de autoestima o amor propio. El hecho de no quererme lo suficiente era el motivo por el cual mi criterio a la hora de elegir una pareja era tan bajo. No exigía nada y me conformaba con cualquier persona con tal de recibir mis dosis de cariño y apreciación.

El hecho de no tener orgasmos yo pensaba que se debía a la inseguridad y el miedo. Y en parte se trataba de eso, pero también, para mi sorpresa, mi necesidad de complacer a la pareja ya que yo no valgo lo suficiente como para ser complacida, negaba todas mis capacidades de sentir, y sobre todo, de sentir que yo también merecía disfrutar.

Empecé trabajando mis pensamientos erróneos los cuales llevaba muy interiorizados, como: “tienen que cuidar de mí, tienen que apreciarme” Y los modifiqué hacia una visión más realista como “Tengo que cuidarme, tengo que apreciarme”. Junto a Ana, he tenido que aprender qué cosas me gusta hacer y hacerlas. Debido a mi total carencia de amor propio y dedicación a mis parejas, había perdido mi identidad y me encontraba sin saber quién era yo realmente. Juntas, construimos un árbol de éxitos y metas logradas, así como futuros objetivos para darme cuenta de todas las cosas que yo misma había conseguido. También construimos una rutina de actividades que no involucraran llamar la atención del sexo opuesto para sentir apreciación.

Junto con su ayuda y la terapia sexitiva, aprendí a sentir, a dejarme llevar y disfrutar de las relaciones sexuales tanto en pareja como sola y a tener orgasmos. Aprendí que merezco ser protagonista yo también. Y es cierto, que a veces me siento insegura, a veces tengo ganas de quedarme en la cama y no hacer nada y a veces tengo miedo. Pero gracias a todos los recursos que Ana a puesto a mi disposición, puedo sobrellevar la situación y salir de ella exitosamente sin necesidad de atención. Había ido a muchas terapias anteriormente, y nunca me habían dicho: ya puedes continuar sin mí. Y sin duda, he aprendido quién soy y por lo tanto, ahora puedo ser yo.

5 razones por las que sí es bueno celebrar San Valentín

5 razones por las que sí es bueno celebrar San Valentín

es bueno celebrar San ValentínSiempre que se acerca San Valentín surgen dos opiniones encontradas: por un lado, una corriente de entusiastas del Día de San Valentín, que llenan el mundo de corazones, bombones, flores y tarjetas de felicitación. Por otro lado, otra corriente de detractores antiromanticismo que argumentan que el amor debe demostrarse todos los días, no solo el día de San Valentín, y que celebrarlo es la excusa para poder acomodarnos el resto del año. Yo soy muy partidaria de los corazones, los bombones y toda la parafernalia. También soy partidaria de demostrar el amor todos los días, por supuesto. Os voy a contar por qué creo que es bueno celebrar San Valentín.

Las demostraciones de afecto, cariño y amor son fundamentales para mantener la buena salud de la pareja. No dejarnos llevar por la confianza y la dejadez es algo fundamental. Los ya sabe que le quierono es necesario que se lo demuestre todos los días y demás justificaciones de ese tipo no hacen más que llevar la relación a la desidia y a perder la chispa y la ilusión.

Una de las cosas buenas que tiene estar en pareja es precisamente la comodidad, seguridad y estabilidad que aporta. Sabes que hay alguien que te quiere, te cuida y te adora sin que estés siempre arreglado/a, aunque estés sudoroso/a con fiebre en la cama o inaguantable por un pico de estrés en el trabajo. Eso, además de maravilloso, es fundamental y necesario. Pero a veces hace que nos dejemos llevar por esa dejadez y desidia y nos olvidemos de cuidar la pareja, de seducirla y de conquistarla a diario.

5 razones por las que sí es bueno celebrar San Valentín

  1. es bueno celebrar San ValentínSan Valentín es una estupenda ocasión para pasar tiempo en pareja. Muchas veces, con el trajín diario de trabajo, estudios, familia, gimnasios, hijos y lavadoras nos cuesta encontrar tiempo para dedicarlo a la persona que más queremos. Este día viene ya marcado en el calendario, está ahí siempre, lo sabemos con anticipación y nos permite dejar todo lo demás para celebrar el amor. Al ser un día establecido nos permitimos dejar de lado el resto de obligaciones y dedicarnos un día a nosotros
  2. Nos aporta ilusión y entusiasmo. La preparación del plan, escoger un regalo o un detallito, arreglarnos para la ocasión… puede ser algo emocionante y muy estimulante. Nos saca de la rutina y nos centra en cosas positivas para nuestra pareja y para nosotros mismos
  3. Nos recuerda que debemos seducir a nuestra pareja. Tener pareja no significa que ya podamos relajarnos y olvidarnos de seducir. Por muy estable que sea la relación, decidimos continuar o no con nuestra pareja todos los días, incluso aunque estemos casados. Por eso es importante seducir y recordarnos por qué un día elegimos estar juntos
  4. Creamos un recuerdo bonito y aportamos algo positivo a la relación. Es importante tener el máximo número de momentos positivos, enriquecedores y bonitos con nuestra pareja. Son muy importantes para construir la relación, crear una base sólida en la que apoyarnos y disfrutar. Cuantos más momentos positivos tengamos, más satisfechos estaremos con la relación
  5. Nos recuerda que debemos cuidar la relación el resto del año. Las buenas sensaciones y alegrías que puede producirnos la celebración y el reconectar con nuestra pareja nos pone las pilas para mantener esos detalles y buscarnos tiempo el resto del año

es bueno celebrar San ValentínMe parece muy importante que encontremos nuestra forma particular de celebrar San Valentín. Dejando a un lado flores y bombones, que pueden no ser del agrado de todo el mundo, seguro que hay algo que a tu pareja y a ti os parece especial y os hace sentir muy bien.

También me parece fundamental celebrar este día con las expectativas adecuadas: no esperar fuegos artificiales, grandes regalos o grandes gestos. Tampoco esperar que todo sea perfecto. Tampoco esperar que, por celebrar ese día, las tiranteces que pueda tener la relación se vayan a resolver de golpe. Acudir a la cita con ilusión, cariño, naturalidad y buen humor, dispuestos a pasar un día agradable y a disfrutar con nuestra pareja, es lo que nos hará disfrutar de verdad. De este modo, disfrutaréis y veréis que es bueno celebrar San Valentín.

Ana Lombardía.

 

Follaamigo: cómo tener uno y no morir en el intento

Follaamigo: cómo tener uno y no morir en el intento

follaamigoFollaamigo, amigo con derecho a roce, amigos especiales, aminovios… Cada vez hay más personas que se embarcan en este tipo de relaciones, relaciones en las que hay sexo, amistad y buen rollo, pero no hay un compromiso, no hay exclusividad sentimental ni sexual ni amor romántico. No es un tipo de relación de pareja al uso.

Sobre el papel este tipo de relaciones están muy bien: nos llevamos bien, nos acostamos, disfrutamos del sexo, de la compañía, de las risas… Y ademas, podemos relacionarnos con otras personas sin que haya malos rollo. Suena ideal, ¿no? El problema es que a veces las cosas no marchan tan bien como en principio deberían marchar: alguien lo pasa mal, las expectativas de ambos no son las mismas, hay enfados, situaciones incómodas… ¡Como en cualquier tipo de relación!

Vamos a comentar algunas claves que ayudan a mantener una relación de este tipo, disfrutarla y gozarla evitando las situaciones incomodas y el malestar.

Claves para tener un follaamigo

  1. Querer tener un follaamigo: parece muy obvio ¡pero a veces no lo es tanto! Es un tipo de relación que está muy de moda y parece que todo el mundo debería desear tener una… ¡pero no tiene por qué ser así! No todo el mundo se siente cómodo y a gusto con este tipo de relación; para muchos no es suficiente, les provoca sensación de vacío, les cuesta entregarse sin amor de por medio… ¡y es muy legítimo! No todo el mundo vale para lo mismo, incluyendo las relaciones de follaamigos
  2. follaamigoQue no haya amor no significa que no haya nada más: como el propio nombre indica, en este tipo de relaciones es muy importante la parte de amigo. Que no haya amor romántico como tal no significa que no haya nada más: es imprescindible que haya cariño, amistad, complicidad, comunicación, intimidad, ternura, respeto, aficiones compartidas… Ese es un pilar fundamental en este tipo de relaciones, sin él no sería sostenible. Si solo se folla y nada más estamos hablando de otro tipo de relación
  3. Follar: el sexo es el otro pilar de este tipo de relaciones. La intimidad sexual, el roce, el desnudo, los besos, los abrazos… aumentan la satisfacción, el disfrute y el placer entre los dos
  4. Consensuar: como en cualquier relación es importante hablar y consensuar los términos de la misma: ¿en qué se basa nuestra relación? ¿qué cosas compartimos? ¿cada cuánto tiempo nos vemos? ¿nos podemos liar con cualquier persona o hay algunas con las que no? Estos términos pueden ser más o menos explícitos, pero deben estar muy claros y ser aceptamos por ambas partes
  5. follaamigoReevaluar: cada cierto tiempo es muy útil revisar nuestros sentimientos, nuestras expectativas y reajustar los términos de la relación a ellos. ¿Me sigue gustando este tipo de relación? ¿Quiero algo que no obtengo? ¿Me puedes dar esa nueva cosa que quiero? ¿Quiero menos de lo que tenemos ahora? Una vez hacemos esta evaluación la compartimos con nuestro follaamigopara reubicar la relación en caso de ser necesario
  6. Protección: en todas las relaciones, y más en estas en las que no hay exclusividad sexual, es fundamental protegerse de las infecciones de transmisión sexual y de los embarazos no deseados usando preservativos, ya sean masculinos o femeninos
  7. Lo que digan los demás… ¡está de más!: como muy sabiamente decía la canción de Mecano, la opinión de los demás al respecto del tipo de relaciones en las que te embarcas debería tener poca o ninguna importancia. A veces este tipo de relaciones están mal vistas y criticadas por la sociedad. Amigos, familiares y conocidos tienen a opinar sobre nuestra vida y, aunque muchas veces lo hacen con su mejor intención, sólo tú sabes lo que te conviene y lo que te hace bien. Escúchate, sé sincera/o contigo misma/o y adopta el tipo de relación que más te apetezca

Ana Lombardía.

He tratado mal a mi ex novia

He tratado mal a mi ex novia

Experiencia en la consulta de una psicóloga. He tratado mal a mi ex-novia

he tratado mal a mi ex noviaLos últimos meses he tenido en consulta a un chico que acudió sintiéndose muy mal: su novia acababa de dejarle y, según él, con razón, pues él le había tratado muy mal, le había mentido, no le había tenido en cuenta… Me contactó agobiado por ser una mala persona y por haber perdido las ganas de relacionarse con los demás, de afrontar los problemas y de seguir con su rutina de vida. Además, se sentía inseguro, incapaz de hacer trámites sencillos, con muy baja autoestima y con una alta exigencia sobre sí mismo. Se castigaba continuamente por cómo se había comportado con su ex novia y creía que merecía sufrir por ello.

Tras 5 meses trabajando juntos le pedí, como ejercicio final, que escribiese un pequeño texto en el que contase qué había aprendido durante este tiempo conmigo y cómo había ido evolucionando. Lo que escribió me gustó tanto que le pedí permiso para publicarlo, pues creo que puede mostrar a la gente todo lo que se puede crecer y mejorar con una psicóloga y animar a muchos a venir a la consulta.

Me he dado cuenta que en este proceso que está siendo largo, complicado y a veces doloroso, hay cosas que cambian y cosas que se desechan.

Actitud positiva y constructiva hacia las cosas

Cosas que han cambiado, por ejemplo, mi actitud hacia los problemas. Al principio todo problema era insalvable a priori, lo que me hacía ni siquiera intentar afrontarlo. Esto me provocaba frustración, que a su vez me provocaba inseguridad, que reforzaba mi enfoque negativo de las cosas y así continuamente.

El simple hecho de ir al despacho de un profesor a hablar con el de algo importante, para mí era imposible. Eso ahora no pasa

Aunque no siempre es así  y a veces me siento inseguro de nuevo, asustado quizá y me tengo que forzar para afrontar el “problema”, la mayoría de las veces consigo enfrentarme a él (no siempre lo consigo, a veces las excusas ganan), lo que me da más confianza y me enseña que los problemas están más dentro que fuera de mí.

he tratado mal a mi ex noviaControl pensamientos negativos

Cuando no consigo enfrentarme a esa situación, aunque me sienta decepcionado, tampoco pasa nada, porque es un proceso y esa decepción no me lleva a frustración, sino a un “la próxima vez lo conseguirás” que se termina transformando en un sentimiento positivo

Seguridad en mí mismo. Importancia adecuada de lo que los demás piensen de mi

Mis relaciones personales. Yo tengo una personalidad “compleja” desde mi punto de vista, que a veces hace que mis relaciones sociales sean más complicadas de lo que para otras personas pueda resultar. Pero en lugar de frustrarme por eso, cada vez me siento más cómodo con esa situación. No necesito “gustar” a la gente, ni que me acepten, porque me siento más seguro de mi mismo y por lo tanto me enfrento a esas situaciones de una manera diferente, soy más natural y, aunque en ocasiones pueda parecer distante (falta de interés o simplemente por timidez) esa naturalidad hace que la gente se sienta más cercana o receptiva.

Además, esto me hace darme cuenta de que a mucha gente le pasa lo mismo que a mí asique ese pensamiento de no ser “especial” quita presión al asunto. Es decir, darme cuenta de que tampoco mi personalidad es tan “compleja”, sino, solamente personalidad a secas.

Control autoexigencia. Comprensión ante los propios fallos

Mi relación conmigo mismo también es diferente, ahora soy más “comprensivo” conmigo mismo y me siento menos estresado a la hora de hacer las cosas (casi siempre). Me permito “el lujo” de fallar e incluso de no intentar hacer algo en algún momento, sin pasarme el día llamándome de todo. Empiezo a aceptar que mis fallos son eso, fallos, que me lo puedo permitir y que hay fallos que son y serán inevitables (soy muy despistado) y que otros que puedan ser evitables son un reto en el que tengo que trabajar.

Reconocimiento de los propios sentimientos como algo valioso

Acepto mis sentimientos con orgullo. No los escondo, no miento para protegerme. Supongo que eso también tiene que ver con estar seguro de uno mismo. Me gusta sentirme mal (en el buen sentido de la expresión –si es que lo tiene- , claro) y me gusta sentirme bien. Me gusta sentir que ahora siento y no que finjo sentir.

A su vez, me hace disfrutar lo que hago con otras personas con lo que a las otras personas les gusta estar conmigo.

Actitud positiva II

he tratado mal a mi ex noviaTambién empiezo a tener ilusión e interés por las cosas. Me gusta que la vida esté dejando de pasar a mi lado como algo que no tiene nada que aportar. Antes mi vida era entre infeliz y neutra, ahora es entre neutra y feliz y supongo que mañana será más feliz que neutra.

También reconozco mis errores, los asumo y los lamento sin avergonzarme. Siento mucho las cosas que he hecho, pero es algo que no puedo evitar y no tengo que arrastrar esa culpa a mi nueva vida. Si estoy trabajando para ser mejor, no tengo que pagar por los errores que cometí cuando no “era mejor”, por los que además probablemente ya he pagado. Pero tampoco los olvido

Dejar de ser un llorica y lamentarme por todo

Cosas que he desechado, la cobardía, por ejemplo. Ahora si enfrentarme a una situación me da miedo, no hay más remedio que afrontarla, no vale rodear, evitar, ir hacia otro lado.

El victimismo. Si algo sale mal, pues a joderse tocan. Un día malo lo tiene cualquiera

El pasotismo. Hasta ahora he tenido suerte con la actitud con la que me he enfrentado a la vida. Ahora veremos lo que pasa cuando trabajo en ella (de momento, va bien…)

Espero que la experiencia de esta persona os anime a intentar sentiros mejor y a ¡crecer un poco más!

La relación con mi pareja era insostenible

La relación con mi pareja era insostenible

problemas de parejaUn chico de treinta y pico años, casado y con hijos, vino a mi consulta porque la relación con su pareja era insostenible: había mucha tensión, ninguna muestra de cariño, discusiones… Buscaba la manera de suavizar la situación y volver a tener un clima agradable en casa. Tras unas semanas trabajando, conseguimos mejorar su estilo de comunicación,  su asertividad, la seguridad en sí mismo… Con ello, su relación de pareja mejoró bastante y las aguas se calmaron.

Cuando Ana me pidió que escribiese unas letras recomendando la actuación profesional, parecía muy simple.

No lo ha sido…..

Todos tenemos nuestros mecanismos para enfrentarnos a la vida diaria.
Trabajo, familia, etc….
Cuando esos aprendizajes no llegan, o por el «efecto túnel» no llegas a aplicar la solución.

Aplicar lo mismo, esperando resultados diferentes es absurdo, todo el mundo lo sabe, pero es muy difícil verlo cuando estas inmerso en una dinámica continúa.

Necesitas a una persona cualificada para que pueda dirigirte.

En mi caso, acudí a Ana, la confianza que esa misma relación genera, me sirvió para hacer mis visitas más accesibles. No resulta fácil contarle tus problemas a otra persona…..

problemas de parejaComo todo, el trabajo es propio, sólo que ayuda y mucho tener una guía para poder saber por donde….

No puedo estar más reconocido y agradecido a Ana por la ayuda brindada en este tiempo.

Besos y abrazos.