Cómo ser una buena amante

Cómo ser una buena amante

cómo ser una buena amanteSois muchas las que venís a la consulta y a los talleres para saber cómo ser una buena amante. Queréis aprender más cosas sobre la sexualidad masculina para ser mejores amantes y dar más placer a vuestras parejas en la cama. Lo cierto es que cada hombre es un mundo y a cada uno de le gusta una cosa distinta, pero sí hay algunas cosas que podemos tener en cuenta y que nos servirán con la mayoría.

Cómo ser una buena amante

Para ser buena en la cama es fundamental que tú te diviertas. Cuando te lo estás pasando bien, te está excitando lo que estás haciendo y te está resultando placentero tu pareja lo nota y, por tanto, ¡se relaja y se excita! Además, si tú te lo estás pasando bien vas a conectar mejor con él, con sus deseos y con sus necesidades. Por el contrario, si estás masturbando a tu pareja o haciéndole sexo oral y no te está gustando, estás cansada o aburrida… no va a funcionar. En estos casos es casi más importante una buena actitud que una técnica perfecta.

El objetivo de una buena amante no es que su pareja llegue al orgasmo, sino el que los dos se lo pasen bien. El placer es el fin último de la sexualidad, ¡nada más! El orgasmo es sólo una forma de placer, que llega como resultado de un gran acúmulo de excitación; si los dos disfrutáis en la cama, sin necesidad de buscar el orgasmo, habrá sido un buen encuentro sexual ¡y seguramente así llegarán con más facilidad los orgasmos!

La comunicación también es muy importante. Hablad, hablad y hablad. Pregúntale qué es lo que le gusta, qué le apetece que le hagas y de qué manera, compartid alguna fantasía… De este modo, tendrás muchas pistas y te sentirás más segura. Suele ser buena idea hablar de sexo no sólo en la cama, sino también fuera de ella; fuera de la cama no interrumpimos tanto lo que estamos haciendo,  podemos explayarnos y dar más detalles y hablar más tranquilamente. Si quieres saber cómo ser una buena amante, es básico que le preguntes a él.

Trucos para ser una buena amante

  • Dale un masaje relajante para empezar. Una masaje relajante y sensual puede ser una muy buena idea para conseguir que se relaje, se deje llevar y se ponga a tono. Ellos también necesitan están a gusto y tranquilos para disfrutar del sexo. Haz que se tumbe boca abajo y acaríciale todo el cuerpo durante unos 5 minutos (no más para que no se duerma). Después, dale la vuelta y haz lo mismo con él boca arriba
  • Haz que se sienta sexy y atractivo. Muchas veces ellos también tienen inseguridades y complejos. Es importante que él sienta que te gusta y que le deseas. Dile lo mucho que te excita y lo mucho que disfrutas con él en la cama. Recréate acariciando su cuerpo y su piel. Le encantará, se relajará y se lo pasará en grande contigo.
  • cómo ser una buena amantePrueba a estimular su pene con las dos manos. Juega con su pene con tus manos; explóralo, acarícialo, estimúlalo… como si le estuvieses dando un masaje en los genitales. Será muy excitante, te permitirá descubrir nuevas formas de placer y le encantará. Hazlo despacio, con calma ¡y con lubricante! En nuestros talleres te enseñamos la técnica para hacer esto y que sea todo un éxito
  • Durante el sexo oral, la boca debe estar relajada. Aunque cubras tus dientes con los labios, mantén la boca relajada para que los labios estén blanditos y suaves, puedas acariciarle con facilidad y tengas libertad para mover la lengua a lo largo de su pene. Poner la boca en forma de «O» puede ayudarte
  • La zona del perineo es muy sensible. La zona que va desde sus testículos a su ano, el perineo, está llena de terminaciones nerviosas y puede ser muy placentero acariciarla. Hazlo con las manos o con la boca, suavemente. Ayúdate de lubricante para que resbale más y sea más fácil.
  • Cuida lo visual. Por lo general los hombres son muy visuales y se excitan mucho con lo que están viendo. Una ropa interior bonita le encantará y te hará sentir a ti más segura y atractiva. Cuida también, por ejemplo, la postura en la que le haces sexo oral. Si estás entre sus piernas, no es lo mismo que te encojas o que cuides la línea que forma tu espalda con tu culo; le encantará verla y tú te sentirás muy sexy
  • La primera vez que se lo cojas, quédate quieta. En un encuentro sexual, la primera vez que le agarres el pene para acariciárselo, mantén el primer contacto durante unos segundos. La primera vez que nos acarician la piel está especialmente sensible, y ese primer contancto muy placentero; haz que dure más manteniendo tu mano quieta, sin moverte, dejándole disfrutar de ese primer instante. Es como cuando te penetran por primera vez en esa noche; la primera embestida es particularmente placentera, pues es el primer contancto.

Si quieres saber más sobre cómo ser una buena amante, en nuestros talleres os enseñamos estos trucos y otros muchos más que podréis aplicar fácilmente con vuestras parejas en cuanto lleguéis a casa. Suscríbete al blog para no perderte las próximas convocatorias.

Ana Lombardía. 

El sexo tántrico

El sexo tántrico

El Tantra

sexo tántricoEl Tantra es una disciplina oriental, una filosofía que se aplica a todos los ámbitos de la vida -no solo al sexual. Tiene que ver con el sentir, con el comunicar, con la relación con nosotros mismos y con los demás, con la conexión con el mundo… es muy espiritual. Se practica desde hace miles de años y busca alcanzar un estado de consciencia en el que conectemos con el universo, en estado de armonía.

Qué es el sexo tántrico

La sexualidad juega un papel muy importante dentro del tantra. El sexo tántrico juega con las energías femenina y masculina, prologándolas en el tiempo, fusionándolas y polarizándolas para disfrutar del placer de una forma en la que los occidentales no estamos acostumbrados. Las relaciones sexuales pueden llegar a durar horas, los orgasmos son muy intensos, el placer no se centra únicamente en los genitales, la conexión con la pareja es mucho más fuerte…

Beneficios para la pareja

sexo tántricoEl sexo tántrico puede ser muy beneficioso para la pareja. La escuela Tantra y Amor  resalta algunos de ellos:

  1. Aumenta la conexión y la complicidad entre los amantes
  2. Promueve el conocimiento y el redescubrimiento de tu pareja
  3. Mejora la autoestima de ambos
  4. Fomenta una sexualidad más amplia y global
  5. El sexo tántrico puede practicarse en cualquier momento de la vida -incluyendo la vejez
  6. Ayuda a conectar los ritmos de deseo, excitación y orgasmo de ambos, haciendo que se acompasen y vayan a la par
  7. Puede ser de gran ayuda en casos de falta de deseo, problemas de erección, dificultades para alcanzar el orgasmo y control de la eyaculación
  8. Puede ayudar a reconectar y a reavivar la pasión y la intimidad perdida
  9. Mejora la relación de pareja también fuera de la cama

Cómo practicar sexo tántrico

Para aprender a practicar sexo tántrico lo más recomendable suele ser asistir a cursos y talleres de tantra: en ellos te enseñan la disciplina, la filosofía, te guían en el aprendizaje, te dan las pautas, resuelven tus dudas, alivian tus temores… Es importante encontrar una buena escuela, pues es un área que está plagada de pseudomaestros con pocos conocimientos que buscan lucrarse a costa del desconocimiento de la gente. Si puedes asistir a una que alguien te haya recomendado o de la que tengas referencias ¡mejor que mejor!

Consejos para iniciarse en el sexo tántrico

Para que vayas haciéndote una idea de lo que es y de lo que te vas a encontrar cuando asistas a un curso o taller de tantra voy a comentar algunas claves para practicarlo:

  • Esfundamental tener un espacio y tiempo. El espacio debe ser un lugar tranquilo, íntimo y agradable, en el que os sintáis cómodos y nadie os moleste ni os interrumpa. Es muy importante, pues el sexo tántrico puede llevar mucho tiempo y requiere que estéis muy a gusto
  • Despacio. Este tipo de sexo es tranquilo, lento y se prolonga en el tiempo. No hay lugar para las prisas ni para apresuramientos. Es una clave primordial, pues este ritmo consigue que la excitación y la conexión aumenten exponencialmente
  • sexo tántricoLa respiración: en el sexo tántrico la respiración es lenta, profunda, circular y acompasada con la de la pareja. De esta forma, las sensaciones son mayores, los sentidos se activan, el placer aumenta y la conexión con la pareja es mucho mayor
  • El contacto visual durante el encuentro sexual ayuda a conectar con tu amante y a sentir su alma. Las luces pueden ser tenues, pero aseguraros de veros bien y mantener la mirada. Los ojos se mantienen abiertos gran parte del tiempo
  • La piel es una gran fuente de sensaciones. Es el órgano sensorial más grande que tenemos y el que nos provoca el placer más grande. Las sensaciones de la piel son centrales en el sexo tántrico. Esta sexualidad le resta importancia a los genitales y prioriza la piel y los cinco sentidos
  • La penetración es una forma de unión de los amantes, la más profunda y potente. La penetración se produce en un momento muy avanzado del encuentro sexual, cuando las energías de ambos están en conexión y son muy potentes. La penetración se hace en posturas que permitan el abrazo para aumentar la cercanía. Además, al inicio y durante un largo rato, no hay movimiento: los dos cuerpos se encuentran unidos, abrazados, sintiéndose, mirándose a los ojos y acompasando su respiración, sintiéndose y disfrutando del placer que ello les produce. Más adelante, cuando se inicien los movimientos, serán siempre pausados y muy profundos
  • El orgasmo se retrasa lo máximo posible para aumentar su intensidad y su duración y sentirlo en todo el cuerpo. Jugando con la respiración y las energías se mantienen los cuerpos sin llegar al orgasmo, acumulando excitación poco a poco, de forma lenta y pausada. Cuando llega, el orgasmo se siente por todo el cuerpo, viene despacio, no se siente sólo en los genitales y es muy, muy placentero. Hay que tener en cuenta que el orgasmo no es una meta ni un objetivo en el sexo tántrico, sino que es algo que, si llega ¡genial! pero sino la relación sexual es igualmente válida y satisfactoria

Ana Lombardía.

No siento nada al hacer el amor

No siento nada al hacer el amor

No siento nada al hacer el amorNo siento nada al hacer el amor: es una queja muy frecuente de muchas personas, tanto hombres o mujeres, que me escriben o vienen a mi consulta angustiados porque no disfrutan de las relaciones sexuales con penetración.

Físicamente, hay una explicación muy sencilla para que a hombres y a mujeres no les guste la penetración vaginal: la estimulación física que se recibe no es suficientemente placentera.

  • La vagina es únicamente sensible los 3 o 4 primeros centímetros, el resto del canal vaginal apenas tiene terminaciones nerviosas; es por eso que las mujeres podemos colocarnos un tampón cuando tenemos la regla y no notarlo en absoluto. Por tanto, durante la penetración la mujer puede no recibir una gran estimulación a nivel físico
  • La presión que ejerce la vagina sobre el pene puede no ser suficiente para algunos hombres. Muchos han aprendido a masturbarse ejerciendo mucha fuerza con su mano sobre el pene, y disfrutan de esa presión y de esa fuerza. En ocasiones, la vagina puede no tener la tonicidad suficiente para agarrar el pene con tanta fuerza como lo haría el propio hombre con su mano y, por tanto, no disfrutan del roce que les ofrece la vagina (incluso mujeres con un suelo pélvico fuerte pueden no ofrecer suficiente roce a hombres acostumbrados a masturbarse con mucha fuerza)

No siento nada al hacer el amorA pesar de que en muchas ocasiones la estimulación física que reciben hombres y mujeres durante la penetración vaginal pueda ser escasa, la sensación emocional, la conexión con la pareja y el morbo pueden ser lo suficientemente estimulantes para que la penetración sea una práctica muy placentera y, por tanto, hacer el amor sea muy satisfactorio. De hecho, por eso lo llaman hacer el amor.

Otras personas, por el contrario, no encuentran la penetración muy estimulante a nivel emocional: no se sienten especialmente unidas a su pareja por el hecho de penetrar o ser penetradas, ni les parece especialmente morboso juntar los genitales de esa manera. Por tanto, es frecuente que expresen eso de no siento nada al hacer el amor.

Muchas de estas otras personas sí que disfrutan mucho del resto de prácticas sexuales que existen: les resultan muy estimulantes físicamente, pues les estimulan el clítoris directamente, el pene recibe el roce con la fuerza deseada o se tocan otras zonas erógenas muy placenteras. Además, también pueden obtener mucho placer a nivel emocional y sienten que están haciendo el amor con sus parejas, aunque no haya penetración.

No siento nada al hacer el amorLa penetración vaginal es la práctica sexual más extendida y más practicada en nuestra cultura. Eso es porque, evolutivamente, tiene su sentido, pues es la práctica que permitía la evolución de la especie. Lamentablemente, a día de hoy no lo tiene, pues el 99,9% de las relaciones sexuales que mantenemos son por placer, no para reproducirnos (de hecho, usamos los métodos anticonceptivos a nuestro alcance para evitar embarazos  no deseados). Pero por efecto de la inercia que mantenemos tras siglos de costumbres y por la idealización de la penetración vaginal que nos ofrecen las canciones, películas, libros y demás, parece que todos tenemos que practicar y disfrutar, necesariamente, de la penetración vaginal para poder decir que tenemos una sexualidad plena.

Realmente, la penetración es sólo una práctica más del enorme abanico de prácticas sexuales de las que podemos disfrutar: besos, caricias, abrazos, sexo oral, sexo anal, masturbación, frotamientos, juegos varios… Yo siempre recomiendo a todo el mundo que deje, por una temporada, de practicar la penetración vaginal. De esta forma, podemos ver si la practicamos por inercia y si nos gusta tanto como practicarla con tanta frecuencia. Además, al descartar la práctica principal de nuestro repertorio no nos queda más remedio que explorar el resto, redescubrir nuestro cuerpo y nuestro placer y, por tanto, reconstruir nuestra sexualidad dejando de lado las presiones culturales y las costumbres sociales.

Ana Lombardía.

Beneficios de dormir en pareja

Beneficios de dormir en pareja

Dormir acompañado puede ser uno de los grandes placeres de esta vida. Irse a la cama a la vez, acostarse desnudos, charlar antes de dormir, darse unos besos y unos abrazos, desearse las buenas noches… Los beneficios de dormir en pareja son múltiples si se hace de esta manera y, sobre todo, con mucho cariño y ternura.

Beneficios de dormir en pareja

  • Beneficios de dormir en parejaAumenta las posibilidades de tener relaciones sexuales: si nos acostamos a la vez y, además, lo hacemos desnudos, tenemos la oportunidad de tocarnos, besarnos, abrazarnos, sentir la piel del uno junto a la del otro… Esto hace que aumente el placer, el gustirrinín y el deseo por estar con la persona amada
  • Afianza el vínculo afectivo con la pareja: el momento de irse a dormir es muy íntimo, pues estamos cansados, desnudos, vulnerables… además, es un buen momento para charlar, comentar cómo nos sentimos, ponernos al tanto de las cosas que no hemos podido contarnos durante el día… Es ideal para comunicarnos, disfrutar y dejarnos querer
  • Disfrutar de más tiempo juntos: es frecuente que, con el ajetreo del día a día nos queden pocos momentos para estar con nuestra pareja. Nos vemos poco, apenas coincidimos en casa, no nos da tiempo a salir a tomar algo entre semana… Irnos a la cama juntos nos proporciona un rato extra muy agradable para estar con nuestra pareja
  • Mensajes positivos para empezar y acabar el día: decir y escuchar a nuestra pareja darnos los buenos días y las buenas noches nos hace empezar y acabar el día con un mensaje positivo que nos reconforta. Además, es una buena costumbre darnos ese mensaje todos los días, pase lo que pase, aunque estemos enfadados (sobre todo si estamos enfadados) pues, además, nos transmitimos que nos queremos a pesar del disgusto y que tenemos intención de continuar la relación y solucionar los problemas al día siguiente
  • Aumenta la sensación de bienestar y felicidad: las caricias, besos y abrazos previos al momento de dormirnos generan endorfinas que nos hacen sentir estupendamente bien.
  • Beneficios de dormir en parejaFomenta la relajación: igualmente, los mimos y abrazos fomentan la relajación, pues disminuyen la presión arterial, haciendo que nos sintamos más tranquilos y se propicie el sueño
  • Nos da seguridad: saber que nos vamos a acostar con nuestra pareja al llegar la noche, sea cual sea el día que hayamos tenido, nos da un punto importante de seguridad. Aunque hayamos tenido un mal día en el trabajo, aunque hayamos tenido algún disgusto, aunque no estemos alegres e, incluso, aunque hayamos discutido con nuestra pareja… el saber que vamos a irnos a dormir con la persona que queremos y que vamos a tener un rato agradable, de cariño y ternura, nos da confianza, fuerza y seguridad

Ana Lombardía.

 

Por qué todos necesitamos cariño

Por qué todos necesitamos cariño

Por qué todos necesitamos cariñoPor qué todos necesitamos cariño

Besos, caricias, abrazos, palabras bonitas, gestos amables, miradas de complicidad… Todos necesitamos estas muestras de amor. Dependiendo de cómo nos hayan educado en ese aspecto y de qué muestras de cariño hayamos recibido en la infancia, así necesitaremos unas u otras, y en mayor o menor cantidad y/o frecuencia. Pero todos las necesitamos, de una forma u otra. Vamos a comentar por qué todos necesitamos cariño.

Los seres humanos somos seres sociales y, por tanto, tenemos unas necesidades sexuales y afectivas que cubrir. Estas necesidades a veces no parecen tan importantes como otras. Por ejemplo, necesidades básicas como comer, dormir, beber, abrigarse, resguardarse del calor… parecen más importantes pues, si no se resuelven en unos pocos días, podemos morirnos directamente. Pero con las necesidades sexo-afectivas no pasa eso. Si no tienes muestras de afecto no te mueres; podrás estar más triste, más irritable, menos alegre… pero no te mueres a corto ni a medio plazo. Eso es así. Pero no significa que no sea importante satisfacer esta necesidad, que no mejore nuestra calidad de vida ni nuestra satisfacción general.

Beneficios de las muestras de cariño

Las muestras de cariño, de afecto, de amor, de amistad, de complicidad… tienen múltiples y directos beneficios en nuestra calidad de vida. Vamos a comentar algunos de ellos.

  • Por qué todos necesitamos cariñoSentirnos queridos, amados, valorados… aumenta nuestra autoestima, la seguridad en nosotros mismos, la confianza… Nos veremos más capaces, nos enfrentaremos a la vida con más seguridad, con más habilidades, con más ímpetu…
  • Las muestras de cariño generan endorfinas, las cuales aumentan nuestra satisfacción general y nos sentimos más felices
  • Aumenta la frecuencia y la intensidad de momentos positivos en nuestra vida diaria, haciéndola más agradable, permitiéndonos desconectar del trabajo y de otras obligaciones
  • Besos, caricias, abrazos y demás muestras físicas de cariño, además de generar endorfinas, disminuyen la presión arterial y, por tanto, mejoran nuestra salud
  • Las muestras físicas de cariño también nos relajan, pues disminuyen la frecuencia cardiaca, reduciendo el estrés y la ansiedad
  • Cuando comemos con gente querida comemos mejor que si lo hacemos a solas: seguimos unos horarios, preparamos un menú, elegimos con más cuidado los ingredientes…
  • Vamos más al médico: si tenemos a alguien que se preocupa por nosotros y por quien nos preocupamos aumenta la probabilidad de que acudamos al médico, nos hagamos revisiones, consultemos temas de salud… De esta forma se reducen las enfermedades y las dolencias físicas
  • Cuidamos más nuestra forma física y nuestra salud en general: igual que antes, si tenemos a alguien que se preocupe por nosotros y por el que preocuparnos haremos más ejercicio, cuidaremos nuestro aspecto físico, nuestra salud…
  • Todas estas cosas hacen que aumente nuestra calidad de vida e, incluso, nuestra esperanza de vida. Las personas que viven en pareja o que tienen un apoyo social y emocional fuerte viven más años y en mejores condiciones

Dónde encontramos estas muestras de cariño

  • Por qué todos necesitamos cariñoAmigos: las relaciones de amistad pueden proporcionarnos grandes muestras de cariño, ratos de ocio y diversión, compañía, apoyo, comprensión… Además, sentimos que pertenecemos a un grupo que nos cuida, nos protege y nos quiere
  • Familia: igualmente, la familia puede ser una gran fuente de satisfacciones en este aspecto, pues nos cuidan, se preocupan por nosotros, nos ofrecen apoyo…
  • Pareja: la pareja sentimental es, en nuestra sociedad, la fuente de apoyo y cariño más valorada y deseada. Nos puede ofrecer todos los tipos de cariño: muestras de afecto, amistad, apoyo, amor, sexo, compañía…
  • Entorno social y conocidos: las personas que no son tan cercanas a nosotros o con las que no tenemos tanta intimidad para considerarlas amigos o familia son también muy importantes en nuestro bienestar. Los vecinos, los tenderos del barrio, profesores del curso al que estemos apuntados, compañeros de actividades físicas… forman parte de nuestra vida diaria y pueden suponer una gran fuente de satisfacciones

Que no nos engañen

Hoy en día es muy frecuente oír que tenemos que ser independientes, no necesitar nada de nadie, cubrir solos nuestras necesidades, no ser dependientes de nada… Pero lo cierto es que los seres humanos no podemos vivir aislados de los demás y que los beneficios del afecto y las relaciones sociales, sentimentales y sexuales son fundamentales para el bienestar.

Es importante que cada uno procure, en la medida de lo posible, ser autónomo, independiente, resolutivo, asumir y resolver sus propias necesidades básicas… pero la familia, los amigos y la pareja también tienen una función muy importante que cumplir en ese sentido. Por tanto, es lógico esperar que nos apoyen, nos cuiden, nos mimen, nos protejan, nos coloquen en una posición destacada en su lista de prioridades… Por supuesto, esto es algo bidireccional, es decir, nosotros también tenemos una función que desempeñar respecto a nuestros amigos, familiares y parejas.

Por todo ello, es importante asumir y reconocernos como seres sociales, sexuales y afectivos, con unas necesidades que cubrir en ese aspecto que nos harán la vida más feliz, bonita, saludable y satisfactoria. Es nuestra responsabilidad procurar rodearnos de personas que nos satisfagan en ese sentido y mantenerlas en nuestra vida mostrando nuestra reciprocidad en ese aspecto.

Ana Lombardía.

La importancia de escoger y cuidar nuestra ropa interior

La importancia de escoger y cuidar nuestra ropa interior

ropa interior
El otro día estuve en la presentación de la nueva colección de la marca de lencería Parah. Tras un buen rato cotilleando las braguitas de encaje, los corsés hechos a mano, los sujetadores de telas súper delicadas y los ligueros más finos reflexioné sobre la importancia de cuidar nuestro aspecto, de cuidarnos y mimarnos.

La ropa interior, como su propio nombre indica, va por dentro. No se ve, no se enseña y, en muchos ámbitos, es de mal gusto que se intuya o se perciba a través de la ropa exterior.Por ello, muchas veces la escogemos simplemente para que sea práctica, cómoda y discreta. Otras muchas veces, yendo aun más allá, la ropa interior vieja, desgastada y descolorida nos resulta especialmente confortable; es nuestra ropa interior amiga, la que nos hace sentir en casa, a gusto y relajados.

Así, es frecuente que olvidemos la importancia de escoger y cuidar nuestra ropa interior. Nos ponemos la primera que encontramos en el cajón ¡y a correr! sin pensarlo mucho, sin detenernos y sin considerar la relevancia que ello puede tener. Pero la tiene.

Por qué debemos escoger nuestra ropa interior con mimo

Tanto hombres como mujeres ganaríamos en bienestar, satisfacción y erotismo si dedicásemos más tiempo, cariño y energía en elegir lo que nos ponemos sobre la piel. La ropa interior, además, cubre nuestras zonas más erógenas y, por tanto, se merece especial atención.

  • ropa interiorLa ropa interior puede hacernos sentir atractivos/as, sexys y muy deseables. Si nos vemos bien a nosotros mismos, nos sentiremos mejor, más sensuales, receptivos y eróticos
  • Nuestra pareja nos verá más atractivas/os y, por tanto, es más probable que sienta más deseo, más ganas de acercarse, tocarnos, sentirnos, besarnos, mordernos….
  • Nos recordará en el día a día que somos personas sexuales: muchas veces la vida diaria deja poco espacio al erotismo. Vamos con prisa desde primera hora de la mañana: trabajo, comidas, niños, familia, más trabajo… el día puede ser de todo ¡menos sensual! El simple hecho de ponernos una ropa interior especial nos hará sentir diferentes y nos recordará que no somos únicamente personas trabajadoras, padres o madres, sino también personas con el erotismo a flor de piel. Ya sea para ir a trabajar, a hacer la compra o acudir a una cita especial… ¡funciona!
  • Los demás nos verán distintos: si tú te sientes distinto/a tendrás una actitud mejor, caminarás con más seguridad, sonreirás más… en definitiva, desprenderás un halo que los demás notarán
  • ropa interiorMejora nuestra autoestima: el hecho de sentirnos atractivos, sexuales y eróticos mejora enormemente cómo nos vemos, cómo nos sentimos y cómo nos queremos. Es muy básico y suena a tópico, pero es así
  • Nos pone en conexión con nuestro cuerpo y con nuestras zonas erógenas: cubrir nuestro cuerpo, especialmente nuestros genitales, culo y pechos con ropa bonita hace que nos pongamos en contacto con esas zonas, que las recordemos y las despertemos
  • Da igual nuestro físico: no importa si estamos gordos o delgados, si somos altos o bajos, si estamos en forma o no… hay ropa interior bonita para todo el mundo -por ejemplo, Parah tiene tallas para todos- y el efecto siempre será el mismo: sentirnos mejor
  • Aumenta nuestro deseo sexual: la ropa interior puede aumentar nuestro deseo sexual al hacernos sentir más atractivos, seguros y sensuales

La ropa interior es sólo una de las formas que tenemos a nuestra disposición para aumentar nuestro deseo, sentirnos más atractivos y despertar nuestra sensualidad. Si quieres mejorar en este aspecto, no dudes en consultarme y lo trabajaremos en la consulta.

Ana Lombardía.