Desmitificando la falta de deseo en los hombres

Desmitificando la falta de deseo en los hombres

El deseo sexual es un tema que a menudo se rodea de estigma y malentendidos. Sobre todo cuando hablamos del deseo en los hombres. Es comúnmente asumido que las mujeres tienen menos deseo sexual que los hombres, y que el deseo de ellos debe ser constante y apasionado. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y variada.

Una creencia errónea común es que el deseo sexual debe estar presente en todo momento. Esta mentalidad puede generar ansiedad y presión en las personas. El deseo no es una obligación; es una experiencia personal y única que debe vivirse de una forma bonita y placentera, pero nunca desde la presión y el malestar. Además, siempre asociamos este tipo de presiones al género femenino, pero lo cierto, es que los hombres también se pueden ver sometidos a mucha presión por no llegar a los niveles de deseo que la sociedad marca.

A pesar de la creencia común de que los hombres siempre tienen un alto deseo sexual, la realidad es que esto no es universal. La falta de deseo en los hombres es un tema que a menudo se pasa por alto y se envuelve en tabúes. No todos los hombres experimentan constantemente un deseo sexual elevado; de hecho, pueden enfrentar cambios en su apetito sexual debido al estrés, la ansiedad, la fatiga y otros factores.

La presión social y los estereotipos de género a menudo llevan a muchos hombres a sentirse fuera de lugar cuando no experimentan el deseo que se espera de ellos. El miedo y la vergüenza asociados con no cumplir con estas expectativas pueden dificultar que busquen ayuda o apoyo. Es fundamental reconocer que el deseo sexual no está limitado a un sexo en particular, y cualquier persona, independientemente de su identidad sexual, puede enfrentar desafíos en este aspecto.

El deseo sexual no es una cuestión de género

Además, en la vida de cualquier individuo, independientemente de su género, se producen cambios en los niveles de deseo sexual. Pueden haber épocas en las que el deseo sea elevado y otras en las que esté en sus niveles más bajos. Esto es completamente normal y parte de la complejidad de la sexualidad humana.

La clave para mantener una vida sexual saludable y satisfactoria radica en aceptar nuestras diferencias sexuales. En lugar de compararnos con estándares irreales, es fundamental celebrar la diversidad en la sexualidad. Cada persona es única, al igual que su deseo sexual. Aceptar y respetar estas diferencias es esencial para construir relaciones sexuales sólidas y satisfactorias. Es posible que algunos hombres tengan mucho deseo sexual y otros poco, igual que puede suceder con las mujeres. Abrazar la diversidad sexual contribuye a un entendimiento más profundo y una conexión más significativa en nuestras relaciones íntimas.

Otras formas de presión en los hombres

Desmitificando la falta de deseo en los hombres.

Más allá de los niveles de deseo sexual, los hombres también pueden sentirse presionados por muchos otros mitos y estereotipos: ser buen amante, ser atractivo y estar bueno, tenerla grande, aguantar mucho en la cama, tenerla siempre dura, aguantar mucho sin correrse… Son algunos de los “requisitos” que la sociedad impone a los hombres para considerarse buenos en la cama. Las expectativas son tan altas que, desde luego, son imposibles de cumplir. 

Por este motivo decidí escribir “HABLANDO CON ELLOS, La sexualidad de los hombres hetero”. Un libro que ahonda en las dificultades, expectativas y patrones que los hombres muchas veces experimentan sin ser conscientes en sus relaciones sexuales.

Tanto si eres hombre, como si eres una mujer que ha tenido o tiene parejas masculinas o simplemente te interesa el tema, en este libro aprenderás a relacionarte de un modo mucho más sano con tus parejas y a tener una vida sexual aún más reconfortante y placentera. Sobre todo, identificaremos y derribaremos todos esos mitos que rodean la sexualidad masculina.

Si quieres leer aún más acerca del libro o estás interesado/a en adquirirlo, simplemente haz clic aquí.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

No me apetece. La falta de deseo sexual

No me apetece. La falta de deseo sexual

Una de las causas de consulta más frecuentes en sexualidad es la falta de deseo. No tengo ganas de sexo, no me apetece acostarme con mi pareja, mi pareja tiene más ganas que yo son frases que escucho muy a menudo y que son motivo de grandes preocupaciones y angustias en muchas personas, tanto en hombres como en mujeres.

El deseo sexual no aparece por si solo

falta de deseo sexualNo me apetece. La falta de deseo sexual. Tendemos a creer que el deseo sexual es algo que aparece porque sí, que unas personas tienen más ganas que otras de forma innata y que no podemos hacer nada en contra de ello… pero no tiene por qué ser así necesariamente. Existe la idea errónea de que el sexo es una necesidad biológica primaria que debe ser satisfecha sí o sí; en realidad, las necesidades primarias son aquellas que, si no satisfacemos, nos provocan la muerte. Por ejemplo, comer, beber o dormir. Para satisfacerlas, el cuerpo nos manda la sensación de hambre, sed y sueño. Pero si no tenemos sexo ¡no nos morimos! podemos estar menos satisfechos, más infelices, más irritables… pero nada más. Por eso el cuerpo no nos manda el deseo así, sin más ni más.

El deseo sexual hay que alimentarlo, estimularlo y cuidarlo para que aparezca y se mantenga activo. Fantasear, cuidar nuestra imagen, conocer nuestro cuerpo, leer literatura erótica, estar a gusto con nuestra pareja, tener una buena noción sobre qué es la sexualidad… son algunas de las cosas que mantienen despierto el deseo sexual.

Algunas causas de la falta de deseo

  • falta de deseo sexualIdeas erróneas sobre la sexualidad: algunas personas que no han tenido una buena educación sexual, que han crecido rodeadas de prejuicios y mitos en torno al sexo, que se las ha reprimido o castigado a nivel sexual y/o que no han tenido libertad para desarrollarse sexualmente pueden generar, en la vida adulta, falta de deseo
  • Desconocimiento del propio cuerpo: conocer nuestro cuerpo, cómo funciona, qué nos excita y qué nos da placer es fundamental para sentir deseo sexual. Leer sobre sexualidad, mirar nuestro cuerpo y nuestros genitales en el espejo, acariciarnos y masturbarnos nos da las claves de nuestra propia sexualidad y aumenta el deseo
  • Ausencia de un ambiente erótico: vivir en un entorno descuidado, desaliñado y poco atractivo puede, sin duda, matar nuestro deseo sexual. Cuidar el aspecto, orden y limpieza de nuestra casa, poner velas y ropa de cama limpia y bonita embellecen el entorno, lo hacen más atractivo y fomenta la líbido
  • Falta de autoestima: si no estamos a gusto con nosotros mismos, con nuestra persona, con nuestro cuerpo, con nuestra apariencia, con nuestro trabajo, con nuestros amigos… todo eso se refleja en nuestro deseo sexual y hace que no nos apetezca tener relaciones sexuales. Es fundamental trabajar en nosotros mismos y mantener alta nuestra autoestima creciendo como personas y viéndonos desde un prisma favorable: hacer una lista de nuestras cualidades más positivas, establecernos objetivos y crear proyectos o recordar nuestros logros son algunas de las cosas que podemos hacer para ello. Además, cuidar nuestro cuerpo, hacer deporte, vestirnos con ropa que nos favorezca…
  • Preocupaciones, estrés y ansiedad:  para sentir deseo sexual hay que estar relajados y cómodos. Si estamos preocupados por el trabajo, pensando en los hijos, intranquilos porque tenemos que poner la lavadora, agobiados por el dinero… no podremos desconectar de todo para sentir nuestra piel, las sensaciones y las emociones placenteras.
  • Problemas de pareja: si no estamos a gusto con nuestra pareja, si discutimos, si desconfiamos de ella, si no podemos relajarnos, si no podemos ser nosotras/os mismas con ella… el deseo sexual se puede inhibir

Como solucionar la falta de deseo sexual

La falta de deseo sexual se soluciona trabajando sobre algunos o todos los puntos anteriores. Si tienes dificultades para hacerlo, quieres acelerar el proceso o necesitas del apoyo de un profesional para hacerlo no dudes en contactarme y nos pondremos manos a la obra. La falta de deseo es algo con lo que trabajo a diario en la consulta y se obtienen muy buenos resultados resolviéndolo. ¡Anímate! No lo dejes y toma las riendas de tu sexualidad.

 Ana Lombardía.

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

You have Successfully Subscribed!