Comunicación y negociación en pareja. Taller

Comunicación y negociación en pareja. Taller

Comunicación y negociación en pareja tallerCOMUNICACIÓN Y NEGOCIACIÓN EN PAREJA

  • Fecha: Miércoles 21 de Febrero 2018
  • Horario: de 20.00 a 21.30 horas
  • Destinado a: todas aquellas personas, hombres y mujeres, interesadas en aprender a relacionarse mejor con su pareja, llegar a acuerdos y resolver conflictos de manera efectiva y sana. Se puede asisitir solo/a o en pareja
  • Lugar: Los Placeres de Lola Calle Doctor Fourquet, 34, Madrid. Metro Lavapiés
  • Precio por persona: 20 euros
  • Imparte: Ana Lombardía

En esta charla aprenderemos a comunicarnos de manera efectiva con nuestra pareja para pedir lo que queremos, resolver situaciones complicadas y negociar y llegar a acuerdos, de manera que ambas partes se sientan satisfechas. Aprenderemos también a evitar esas conversaciones cíclicas en las que sólo conseguimos enfadarnos sin resolver nada.

  • Escucha activa
  • Comunicación asertiva
  • Lenguaje femenino vs.masculino
  • Los principios de la negociación
  • Resolución de conflictos
  • Cómo evitar las conversaciones “viciadas” y nocivas

Pincha aquí para inscribirte o aquí para pedir más información. También puedes reservar tu plaza llamando al teléfono 914 686 178 o a través del correo electrónico contacto@sexoenlapiel.com

Y tú, ¿qué aportas a una relación?

Y tú, ¿qué aportas a una relación?

¿qué aportas a una relación?Por lo general, todos tenemos una idea más o menos clara de lo que buscamos en una pareja. Sabemos cómo queremos que sea, qué valores esperamos que apoye, qué actitudes, qué comportamientos… Sabemos qué cualidades básicas necesitamos que tenga la otra persona para que sea nuestra pareja… y también sabemos qué cosas podemos pasar sin tener, cuáles no son fundamentales para nosotros.

Cada uno tenemos una idea en nuestra cabeza de cómo sería la pareja ideal y del tipo de relación que queremos para nosotros y cada vez nos volvemos más estrictos y rígidos a la hora de buscar pareja; si no se adapta a esa idea que tenemos, no nos vale. Por una parte eso está bien, sabemos lo que queremos, vamos a por ello y no nos conformamos con menos… pero muchas veces esa idea que tenemos en la cabeza puede estar muy idealizada y ser muy difícil de conseguir. Además, nos puede cerrar puertas a personas estupendas que, por no ajustarse a lo que tenemos pensado, descartamos.

Y tú, ¿qué aportas a una relación?

Hoy quería proponeros reflexionar sobre qué es lo que aportamos cada uno de nosotros a una relación. Tenemos muy claro lo que queremos, pero a veces no nos paramos a pensar qué es lo que ofrecemos. ¿Sabemos cómo somos? ¿Qué cualidades tenemos que hacen que sea bonito estar con nosotros? ¿Que cosas ofrecemos que enriquezcan la relación? ¿Qué facilidades ponemos a la hora de relacionarse con nosotros?

¿qué aportas a una relación?Me parece muy importante conocernos en ese aspecto. Muchas veces tendemos a mirar hacia el otro y a pedirle que sea buena pareja para nosotros, olvidándonos de preguntarnos a nosotros mismos qué es lo que aportamos a una relación.

Cuando sabemos las cosas positivas que aportamos y descubrimos nuestras carencias al respecto nos damos la oportunidad de mejorar, crecer y enriquecernos como persona; ya no solo para que nuestras relaciones de pareja sean mejores, sino para sentirnos mejor con nosotros mismos, avanzar en nuestro camino y ser más felices.

He estado preguntando a la gente de mi alrededor qué es lo que más valora en una persona a la hora de escogerla como pareja y qué cosas son las que creen que aportan a una relación sentimental. Os dejo una pequeña lista en las que recojo muchas de ellas, para que os sirvan de guía y os den ideas a la hora de continuar creciendo y desarrollándoos.

  • Capacidad de compromiso
  • Lealtad
  • Sentido del humor
  • Empatía
  • Capacidad de perdonar
  • Habilidad para hablar y comunicarse
  • Flexibilidad
  • ¿qué aportas a una relación?Igualdad
  • Curiosidad e interés por el mundo
  • Simpatía
  • Optimismo
  • Generosidad
  • Higiene
  • Equidad en las tareas de la casa
  • Economía estable
  • Atractivo físico
  • Ser detallista
  • Honestidad
  • Gratitud
  • Cuidador/a
  • Conocimientos culturales amplios
  • Buena conversación
  • Humildad, modestia
  • Preocupación activa por el bienestar del otro
  • Capacidad para relacionarse en intimidad
  • Buen corazón
  • Independencia
  • Trabajador/a
  • Compromiso político y social
  • Gusto por las actividades de ocio culturales, deportivas…
  • Valentía
  • Mente abierta
  • Cariñoso/a
  • Capacidad de conectar emocionalmente
  • Apoyo emocional
  • Capacidad de responder adecuadamente en situaciones difíciles
  • Confianza
  • Capacidad de amar

Ana Lombardía.

Mi marido me ha dejado y me siento perdida

Mi marido me ha dejado y me siento perdida

Mi marido me ha dejadoMi marido me ha dejado. Hace un año y medio que mi pareja, con la que llevaba diez de relación, uno conviviendo y con planes de casarnos e incluso tener hijos, me dejó de un día para otro sin ninguna explicación, y tuve que dejar el piso en el que vivíamos porque era suyo. Actualmente, aunque estoy bien relativamente, me siento un poco perdida al haber vuelto a casa de mis padres y ser un poco “niña” otra vez. Por otra parte, tengo trabajo, pero por ahora no puedo independizarme, y aunque he buscado otros, el mío es muy específico y con la crisis es más difícil encontrar algo mejor. Creo que me falta un empuje para dirigir mi camino laboral y personal, independizarme y sentir que llevo las riendas de mi vida. Por otro lado, aunque sé que este tiempo de estar sola es muy necesario para mí, para darme mi lugar, para saber exactamente hacia dónde dirigirme más segura, inconscientemente busco una pareja, como si eso me fuera a facilitar las cosas. Y por otro lado, tengo miedo también, porque las pocas parejas serias que he tenido no han sido buenas. Temo no encontrar un hombre que sea bueno, no poder ser madre, no poder independizarme, no sentirme realizada ni en lo personal ni en lo laboral… Puede que me dé miedo estar sola, pero a su vez quizás sea eso lo que más necesite.

Hace poco tiempo que, sin tú quererlo, tu vida dio un cambio radical. Tu pareja rompe la relación, tus planes de casarte y tener hijos se ven truncados, tu situación económica empeora, te ves obligada a volver a casa de tus padres… Tus proyectos y planes de futuro, tu forma de vida y tu identidad personal han sufrido un traspiés enorme ¡pero no irreparable!

Cuando estamos en pareja construimos una gran parte de nuestra vida y nuestra identidad en torno a esa persona: casa, estilo de vida, planes de futuro, rutina diaria, amistades, tiempo de ocio… Ahora te toca descubrir quién eres tú sin él, sin pareja.

Mi marido me ha dejadoEmpieza por las cosas que te resulten más sencillas de abordar, por ejemplo, el tiempo de ocio, las aficiones, los amigos… recupera amistades y actividades que te hagan sentir bien, te aporten cosas positivas y te recuerden quién eres. Esto te hará sentir fuerte y, además te dará el apoyo de tu entorno cercano, de las personas que te quieren. Ellos también te darán perspectiva e ideas sobre cómo afrontar tu nueva vida.

Intentar elaborar un proyecto más a largo plazo y establecer objetivos realistas y alcanzables te aportará el sentido que a lo mejor has perdido: ¿Qué quieres hacer ahora con tu vida? ¿Quieres irte de casa de tus padres? ¿Sigues queriendo ser madre? ¿Cómo quieres que sea tu estilo de vida? Ten en cuenta que, para que tus objetivos sean realistas y alcanzables, a lo mejor tienes que planteártelos de una forma distinta a como lo habías hecho hasta ahora; por ejemplo, compartir piso en vez de vivir sola, ser madre soltera en vez de vivir la maternidad con una pareja, cambiar de profesión o emprender por tu cuenta…

Una vez que te respondas a esas preguntas, elabora un plan de acción: piensa qué necesitas para alcanzarlos y qué cosas debes llevar a cabo. Ayuda mucho dividir en pequeñas submetas las metas grandes, para hacerlas más abordables. También es importante fijarse unos plazos para conseguir esos objetivos y, si no los hemos conseguido en ese tiempo, modificarlos o cambiarlos por otros. Decidir qué es lo que quieres, establecerte objetivos e ir a por ellos te hará sentir que vuelves a tener las riendas de tu vida y que no vas a la deriva.

Sí, creo que debemos aprovechar todas las etapas de nuestra vida y sacarles partido. Ahora estás en un momento que te permite, como muy bien has dicho, darte el lugar que te corresponde en la vida. Estar sin pareja nos permite descubrirnos y construirnos a nosotros desde otra perspectiva, con libertad y contando principalmente con nuestro propio criterio. Además, y aunque suene a tópico, es fundamental aprender a estar sola para, si llega el momento, poder compartir en pareja.

Mi marido me ha dejadoUna vez que tengas tus objetivos y tu plan de vida bien planteado y veas que vas logrando lo que quieres, te sentirás más segura de ti misma y será mucho más difícil que te conformes con un hombre que no sea bueno para ti. No regalarás tan fácilmente lo que tanto te ha costado construir y, además, descubrirás que tú misma puedes llenar tus propios vacíos sin la necesidad de estar en pareja. Estar en pareja puede ser muy bonito y muy enriquecedor, pero estar soltera (que no sola) también lo es. Reconstrúyete y descúbrete de nuevo, toma las riendas de tu vida y haz que sea bonita y enriquecedora por sí misma; y si llega un hombre a tu vida, te quedarás con él sólo si es bueno para ti.

Si cuando inicies el proceso no sabes cómo abordarlo, te sientes insegura y no eres capaz tomar decisiones, plantéate la posibilidad de acudir a un/a psicólogo/a que te guíe y te apoye. ¡Te será muy útil!

Ana Lombardía.

Artículo de la revista Psicología Práctica. Puedes encontrar más artículos como este en el consultorio sentimental que llevo en esta revista 😉

Un truco para decir NO

Un truco para decir NO

Un truco para decir noPara muchas personas, decir no a alguien puede ser una tarea realmente difícil, hasta tal punto que a veces les resulta imposible hacerlo y acababan diciendo  aun cuando es perjudicial para ellos mismos. Esto puede sucedernos tanto con amigos, familiares, compañeros de trabajo, hijos e, incluso, con nuestra pareja. Hoy vamos a ver un truco para decir no sin sentirnos mal y minimizando la posibilidad de herir los sentimientos de la persona a la que se lo decimos.

Por qué nos cuesta tanto decir no

Vivimos en un sociedad que nos dice que pensar en nosotros mismos es maloegoísta y, por tanto, decir no o negarnos a satisfacer los deseos y necesidades de otros se considera de mala persona. Es por ello que muchas veces nos sentimos mal cuando nuestros deseos son contrarios a los de los demás y somos incapaces de negarnos a cumplir los de los demás.

Otro motivo por el que nos cuesta tanto decir no es por el miedo a defraudar a los demás, a que dejen de querernos y de tenernos en cuenta. A veces parece que si no atendemos las necesidades de los demás van a dejar de considerarnos útilesmerecedores de amor. Sí que es cierto que algunas personas se mueven por el interés y, en el momento en el que dejas de servirle para sus fines se deshacen de tí, pero la gente que realmente te interesa y te hace bien es aquella que entiende que tú también tienes tus necesidades y no espera que las dejes de lado siempre para satisfacer las suyas.

Un truco para decir no

Un truco para decir no es la llamada técnica del sandwich. Esta técnica consiste en colocar en la frase la parte del no entre dos mensajes positivos. El segundo mensaje positivo puede ser, si queremos, una alternativa o salida para la persona que va a recibir el no. Quedaría así:

MENSAJE  POSITIVO -MENSAJE NEGATIVO – MENSAJE POSITIVO

Es muy sencillo y funciona bastante bien. Vamos a ver algunos ejemplos:

  1. Un truco para decir no-¿Me dejas el coche?
    1. Me encantaría dejarte el coche pero lo necesito yo esta tarde. Voy a indicarte cómo llegar a tu destino en autobús
  2. ¿Nos vamos a la playa este fin de semana?
    1. Me gustaría mucho complacerte pero este fin de semana me apetece muchísimo ir a la montaña. ¿Qué te parece si vamos a la playa la semana que viene?
  3. ¡Vamos a hacer el amor!
    1. Me apetece muchísimo pasar un rato contigo pero no tengo ganas de hacer el amor. Si te apetece, puedo darte un masaje estupendo en la espalda

Para llevar a cabo este truco para decir no es importante no mentir y cumplir con la alternativa que hemos ofrecido. No vale decir que nos encantaría dejarte el coche si no es verdad, o cumplir con la promesa de ir a la playa la semana siguiente. Es importante buscar los mensajes positivos de manera que podamos identificarnos con ellos y llevarlos a cabo.

Tampoco es necesario dar una alternativa en el segundo mensaje positivo si no lo deseamos. Uno de nuestros derechos como personas es el de decir no sin tener que dar explicaciones ni sentirnos mal al respecto y sin dar una alternativa a nuestro interlocutor. Por tanto, puedes simplemente colocar otro mensaje positivo al final de la frase, sin que implique tener que ofrecer una alternativa si no es lo que quieres.

Por qué funciona este truco

Este truco funciona porque estamos diciendo dos cosas positivas frente a una negativa y, por tanto, el balance que hace nuestro interlocutor es bueno. Además, estamos ofreciendo una alternativa, una ayuda o una salida a la persona a la que decimos no y, por tanto, no la dejamos en la estacada. Por otro lado, en el primer mensaje positivo estamos incluyendo un sentimiento positivo hacia la otra persona que hará que se sienta muy bien.

Ana Lombardía.

 

Mi pareja se centra solo en mi

Mi pareja se centra solo en mi

Hola Ana!!

Mi pareja se centra solo en miHace poco he conocido a un chico que vive en una ciudad distinta a la mía y… ¡nos va genial! Él lleva un tiempo estancado en su vida y está planteándose venir a vivir a mi ciudad. Me da un poco de miedo pues, aunque yo no soy el motivo de tal cambio, sí que le motiva mucho el que yo esté aquí y nuestra relación. Y no quiero que con el nuevo cambio de vida se centre solo en mí y aparque el resto de facetas de su vida, quiero que las siga desarrollando todas pues no me parece sano que se centre solo en mí. Si nuestra relación se derrumbase ¡se le derrumbaría todo!

Cuando empezamos una relación nueva, las emociones que sentimos pueden ser muy potentes, muy positivas y euforizantes. Es importante que, aunque las disfrutemos y nos dejemos llevar por ellas, seamos conscientes de que no deben guiar al 100% nuestra toma de decisiones. Al principio, el enamoramiento nos aporta una sensación de felicidad tan potente y embriagante que no nos deja ver con claridad. Por eso, hay que ser cautelosos a la hora de tomar decisiones bajo el influjo de esas emociones -incluso, posponer ciertas decisiones hasta que las emociones hayan perdido su poder sobre nosotros.

Además, debido a estas emociones del enamoramiento, podemos tender a centrarnos en nuestra relación de pareja y a descuidar el resto de facetas de nuestra vida. Si a esto le sumas el hecho de no estar muy satisfecho y tener sensación de estancamiento… hay que andarse con cuidado. Como muy bien dices, es importante desarrollar y cultivar todas las facetas de nuestra vida.

Centrarnos únicamente en una de nuestras facetas (ya sea la amorosa, la familiar, la laboral, el ocio…) de forma continuada puede hacer que el resto se deteriore y hasta se pierda. Además, todas las facetas de nuestra vida se retroalimentan la una a la otra, por lo que cultivar una ayudará a que la otra también esté mejor. Por ejemplo, es importante tener ratos de ocio, diversión y descanso para rendir en el trabajo, es importante cultivar las amistades para enriquecer nuestra pareja, es importante trabajar y desarrollarse profesionalmente para subir nuestra autoestima, ganar dinero y mantenernos…

Centrarse únicamente en la pareja puede hacer que la relación se vuelva monótona, aburrida, dependiente y poco enriquecedora. Además, como has señalado, si vuestra relación se rompiese él se encontraría de repente solo en una ciudad nueva y sin nada a lo que agarrarse.

Cuando se plantea una situación como esta, puede ser bueno establecer un plan de vida con unos objetivos y unos tiempos: por ejemplo ¿qué espera al cambiar de ciudad? ¿dónde va a trabajar? ¿dónde va a vivir? ¿podrá conocer gente nueva? ¿qué otras alternativas tiene?

¡Espero haberte aclarado un poco el tema! Sino, ya sabes que podemos vernos en la consulta cuando quieras.

Un abrazo!

Ana Lombardía.