¿Qué sucedería si las mujeres dejaran de gemir en la cama? 

¿Te has preguntado alguna vez qué sucedería si las mujeres dejaran de gemir en la cama? Muchas personas asocian los gemidos femeninos con la expresión de placer y diversión en el encuentro sexual. A menudo, el gemido se considera una forma de animar la intimidad y comunicar que se está disfrutando del momento. Si todo son cosas buenas, ¿Por qué normalmente solo lo hacemos las mujeres y qué sucedería si dejáramos de hacerlo?

¿Por qué gemimos en la cama?

Los gemidos en la cama son una expresión natural que se utilizan para comunicar disfrute y animar la experiencia sexual. Es una forma de mostrar entusiasmo, placer y complicidad con la pareja. En resumen, normalmente gemimos para que la otra persona sepa que te lo estás pasando bien en la cama y para que todo sea mucho más divertido. 

Los gemidos también los podemos utilizar como una guía sensorial, transmitiendo a la pareja información valiosa sobre lo que nos complace en ese momento específico. En lugar de instrucciones directas, los gemidos nos pueden permitir una comunicación más intuitiva y fluida durante las relaciones sexuales. Esto también puede ayudar a crear una conexión más profunda con la persona, uniendo las respuestas del cuerpo y las emociones.

¿Qué sucedería si las mujeres dejamos de hacerlo?

¿Os habéis parado a pensar alguna vez qué pasaría si nosotras dejásemos de gemir en la cama? Muy sencillo, seguramente los encuentros sexuales serían un aburrimiento. Los gemidos no solo son una respuesta al placer, sino que también sirven como estímulo para la pareja, creando un ambiente más animado y participativo. Sin ellos, los encuentros sexuales serían mucho más monótonos y aburridos y por norma, suele recaer el peso de gemir y animar el encuentro sobre la mujer.

¿Pero por qué sucede esto? Como con todo, no podemos generalizar, pero es cierto que normalmente a los hombres les cuesta mucho más expresarse en cualquier ámbito, incluyendo el sexual. Al fin y al cabo, los gemidos no dejan de ser una forma de expresión y comunicación en la cama. Como ya hemos comentado, nos pueden dar mucha información sobre el disfrute de la otra persona y sobre lo que le gusta y lo que no.

Me gustaría que los gemidos no fueran una cuestión de género, que dejaran de relacionarse sólo con las mujeres y sobre todo animar a los hombres a gemir también en la cama. A nosotras también nos gusta oíros gemir, sentir cómo os lo estáis pasando bien y que vosotros también podáis animar el encuentro sexual.

Conclusión

En conclusión, los gemidos en la cama no solo son una expresión natural de placer, sino también una forma de enriquecer la conexión íntima entre parejas. Imaginar un encuentro sexual sin gemidos nos lleva a reconocer la importancia de la comunicación no verbal en el ámbito sexual. Por eso animamos a las personas de todos los géneros y sexos a gemir y expresarse libremente durante las relaciones sexuales, especialmente a los hombres.

Contacta con nosotras

Si estás interesado en mejorar tu vida sexual, recuerda que siempre tienes la opción de realizar una consulta por videoconferencia con nosotras para resolver las dudas que este tema te pueda generar y te ayudaremos a abordar la situación si lo necesitas.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

You have Successfully Subscribed!