Tener más ganas de sexo no es mejor que tener menos

Es muy común caer en esa creencia errónea de que tener más ganas de sexo es mejor que tener menos. De hecho, normalmente creemos que la persona que tiene más deseo es la que tiene el comportamiento “correcto” y socialmente aceptado, mientras que la persona que tiene menos deseo es quien tiene el “problema”. Hoy vengo a deciros que esto no es así. En ningún caso, tener más ganas de sexo es mejor que tener menos. Ni tampoco es mejor tener menos que más, por supuesto. Lo ideal es que nos sintamos cómodos y cómodas con nuestro deseo, independientemente de si es “mucho” o “poco”, socialmente hablando.  

A menudo, en las consultas de pareja, surge el conflicto: uno de los dos tiene más ganas, y la presión social nos insta a “arreglar” la situación haciendo que el otro aumente su deseo. Pero, ¿Realmente es esto lo que necesitamos? ¿Dónde está escrito que sea mejor tener más ganas que menos? Para que parezca que siempre lo que tenemos que conseguir es que el que tiene menos ganas, las incremente. ¡En ningún lugar está escrito! La clave no está en equiparar los niveles de deseo, sino en comprender y abordar el conflicto que surge de esas diferencias.

¿Y si fuera al revés?

¿Alguna vez habéis escuchado a alguien plantearse la absurda idea de intentar hacerlo al revés? ¿Qué la solución fuera intentar disminuir las ganas de él que tiene más? ¿Verdad que no? Tampoco sería lógico. Es evidente que no tenemos porque intentar reprimir ni nuestro deseo, ni el de nadie. ¿Pero por qué al revés no es tan evidente? De la misma forma, tampoco es lógico intentar incrementar el deseo de alguien que se siente agusto con el nivel que ya tiene. 

Entonces… ¿Es malo si quiero aumentar mi nivel de deseo?

¡Por supuesto que no! Con esto no quiero decir que siempre sea un error intentar tener más deseo sexual, por supuesto que no. Hay ocasiones en las que, por cualquier motivo o circunstancia nuestro deseo se puede ver afectado y que por consiguiente, disminuya. Y por supuesto sería totalmente legítimo intentar que nuestro deseo vuelva a ser el de siempre. O que siempre haya sido bajo, pero que eso no nos haga sentir cómodos o cómodas, y por lo tanto, que queramos aumentarlo. Siempre que lo hagamos por nosotros mismos, no tiene por qué suponer un problema.

El problema está, en que la mayoría de personas que vienen a consulta no quieren aumentar su deseo sexual por ellas mismas, sino que lo quieren hacer por complacer a sus parejas, pero ellas realmente sí se sienten a gusto con su deseo sexual.

Entonces, ¿Qué deberíamos intentar/hacer?

El deseo sexual de cada persona es muy individual y muy particular. Y no pasa nada por tener más ganas o menos. De hecho, si nos paramos a pensar, en todas las parejas hay uno que tiene más ganas que el otro porque somos dos personas distintas y, por tanto, vamos a tener un deseo sexual diferente. Así que el problema no está en tener más o menos ganas. El problema está cuando esa diferencia genera un conflicto dentro de la relación. Lo que tenemos que trabajar en realidad es ese conflicto. ¿Por qué se está generando? No intentar que haya uno que tenga más ganas para complacer al otro. Eso nunca debería ser así.

Conclusión

Nadie debería de intentar modificar el deseo de nadie por el simple hecho de complacer a su pareja, ya sea hacia un lado o hacia el otro. Intentar modificar mi deseo sexual no debería ser un objetivo si el motivo no soy yo misma y mi propio bienestar. Al fin y al cabo el deseo sexual es individual y no hay un manual universal que dicte cuánto deberíamos desear. Cada individuo es único en su sexualidad y en su nivel de deseo, y no hay un estándar que todos debamos seguir. Así que no, tener más ganas de sexo no es mejor que tener menos, ni viceversa.

Contacta con nosotras

Si estás interesado en mejorar tu vida sexual, recuerda que siempre tienes la opción de realizar una consulta por videoconferencia con nosotras para resolver las dudas que este tema te pueda generar y te ayudaremos a abordar la situación si lo necesitas.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

You have Successfully Subscribed!