“Con el condón no siento nada”

 “Me aprieta”, “me molesta”, “con el condón no siento nada”… Son frases que estoy segura de que habremos escuchado más de una vez. Muchos hombres se niegan a usar preservativo e intentan evitar el momento de tener que ponérselo. ¿Pero por qué? ¿Creéis que el tema de la comodidad o de la sensibilidad y el placer es la única razón para intentar evitarlo? Pues algunas veces lo será, pero muchas otras no. ¡Os lo cuento!

Lo primero es asegurarnos de que estamos usando la talla de preservativo correcta ¡sí, los preservativos tienen talla! y la puedes encontrar indicada en la cajita de los mismos, en milímetros de diámetro. Puedes probar a escoger unos que sean un poco más anchos (hay marcas que tienen hasta 10 tallas distintas) y ver sí así desaparece la incomodidad. Si eso no te ayuda, sigue leyendo.

Para muchos hombres, el temor a perder la erección es uno de los mayores miedos en la intimidad. ¿Y qué tiene esto que ver con los condones? Los preservativos, en particular, pueden representar una fuente de ansiedad, generando nerviosismo anticipado al momento de colocarlos. Este nerviosismo puede hacer que las erecciones sean más débiles o incluso acabar perdiéndolas. Si esto sucede, es muy fácil que asociemos el uso del preservativo con la pérdida de la erección, aunque el motivo de la pérdida de la erección no sea el uso del preservativo en sí, sino los nervios que nos generan después de haber asociado ya una cosa con la otra: el uso del preservativo con la pérdida de erección. Esto se acaba convirtiendo en el pez que se muerde la cola.

Como vemos, el foco del conflicto se encuentra en los nervios, no en el uso del preservativo, pero es muy fácil confundirlo. A largo plazo, incluso, si el problema persiste puede derivar en problemas de erección.

¿Es cierto que con el condón no se siente nada?

No vamos a intentar convencer a nadie de que con el preservativo se siente exactamente igual ¡La sensación es distinta! Al fin y al cabo no deja de ser una barrera de látex, que aunque está diseñada para apenas perder sensibilidad, es normal que la sensación pueda ser distinta. Pero desde luego, claro que se siente placer y no tiene por qué ser peor ni impedirnos disfrutar de un maravilloso encuentro sexual. Como ya hemos comentado, la mayoría de estos comentarios esconden un temor por perder la erección, antes que un temor por sentir menos. 

En la consulta

Es fundamental abordar el temor al condón en consulta, ya que este aspecto puede tener un impacto significativo en la vida sexual, tanto de los hombres que lo sufren, tanto como de sus parejas. Esta ansiedad relacionada con la pérdida de la erección puede limitar la capacidad para disfrutar de encuentros íntimos. 

Es por eso que en la consulta, ofrecemos herramientas para gestionar estos momentos de ansiedad y aprender a utilizar el preservativo de manera cómoda y segura. Es importante comprender que el uso del condón no debería interferir con la capacidad de disfrutar de un encuentro sexual placentero y seguro.

Prevención de embarazos no deseados y de ITS

Aparte de la importancia de poder tener una vida sexual plena y satisfactoria, también es muy importante tener una vida sexual segura y saludable. En estos casos es inevitable hablar del uso del preservativo. Además de prevenir embarazos no deseados, el condón es una barrera efectiva contra las infecciones de transmisión sexual (ITS) y enfermedades de transmisión sexual (ETS). Su uso adecuado reduce significativamente el riesgo de contraer enfermedades como el VIH, la clamidia, la gonorrea y la sífilis, entre otras. Además, no solo protege la salud individual, sino que también contribuye a la salud pública, ya que, previene la propagación de infecciones y enfermedades entre la población. Por eso es tan importante tener una buena relación con los preservativos.

Conclusión

Cuando un hombre no quiera usar preservativo y usa frases como “con el condón no siento nada”, es muy probable que su verdadero temor sea el de perder la erección. En estos casos solemos confundir el foco del conflicto, poniéndolo en el uso del preservativo en lugar de en los nervios. Afortunadamente, esta problemática se puede tratar en consulta y volver a tener una vida sexual plena y saludable.

Contacta con nosotras

Si estás interesado en mejorar tu vida sexual, recuerda que siempre tienes la opción de realizar una consulta por videoconferencia con nosotras para resolver las dudas que este tema te pueda generar y te ayudaremos a abordar la situación si lo necesitas.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

You have Successfully Subscribed!