Preocupación por el tamaño del pene

Preocupación por el tamaño del pene

La preocupación por el tamaño del pene es algo común entre muchos hombres, y puede generar ansiedad y estrés en la intimidad. Incluso, puede llegar a afectar su autoestima y la autoconciencia corporal que tengan de ellos mismos. Hoy en día todavía existen muchos temores y mitos con respecto al tamaño del pene, y muchas veces se cree que un tamaño pequeño no va a ser tan placentero durante la penetración vaginal. Vamos a desmentir estas cuestiones y a proponer algunas alternativas y consejos para disfrutar mucho, mucho durante la penetración incluso con un pene más pequeño que la media habitual.

tamaño-del-pene

Primero de todo, debemos empezar con un poco de educación sexual. Es importante entender que el tamaño del pene no determina necesariamente el placer sexual para ninguna de las dos partes. En realidad, la vagina se adapta perfectamente al tamaño del pene durante la penetración y por tanto, este no tiene por qué influir en absoluto en el placer que ella pueda sentir. Teniendo esto en cuenta, si aún así el tamaño de tu pene te hace sentir inseguro, o simplemente a tu pareja le gusta una penetración más profunda o intensa, tenemos varias opciones que podemos llevar a cabo.

Estimulación de clítoris

Una de las formas de maximizar el placer en las relaciones sexuales es buscar posturas sexuales que permitan una mayor estimulación del clítoris. Por ejemplo, cuando la mujer se encuentra encima durante la penetración, puede controlar el ángulo y la profundidad de la penetración, lo que le permite rozar su clítoris con la pelvis de su pareja, aumentando así las sensaciones, y por lo tanto, el placer. 

No necesariamente debemos rozar el clítoris con la pelvis de nuestra pareja. En posturas en las que esto no sea posible, también lo podemos hacer mediante estimulación manual o incluso con el uso de juguetes sexuales adecuados. 

Penetración profunda

Además, también podéis llevar a cabo posturas que permitan una penetración más profunda. Esto puede intensificar las sensaciones tanto para el hombre como para la mujer. Incluso, el uso de cojines siempre es una muy buena opción. Por ejemplo, en la postura del misionero podemos poner un cojín debajo del culete De esta manera conseguiremos elevar la pelvis y que por tanto, él roce con el clítoris aumente y las sensaciones también sean más placenteras.

El tamaño del pene no define la satisfacción

Aunque tengamos en cuenta todas estas recomendaciones y seguramente nos vayan a ayudar a tener relaciones más placenteras, siempre es importante recordar que el tamaño del pene no define la satisfacción sexual en una relación. Normalmente, la preocupación por este tema limita mucho más que el tamaño del pene en sí. Así que, un muy buen consejo es centrarnos primero en superar la preocupación por el tamaño del pene y enfocarnos en el placer mutuo y el bienestar sexual.

Sí que es cierto que algunas personas tienen erotizados los penes grandes, como hay otras personas que erotizan el pelo rubio o el moreno, los pechos grandes o pequeños, etc, aunque no sean cosas que generen placer en sí mismas.

Además, la comunicación abierta y honesta con la pareja sobre nuestras preferencias y necesidades sexuales, o sobre nuestras inseguridades y preocupaciones, por ejemplo, es un factor fundamental para disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria. La comunicación en pareja puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad relacionados con este tema o con cualquier otra preocupación.


Contacta con nosotras

Si necesitas ayuda para tratar este, o cualquier tema que te preocupe, recuerda que siempre tienes la opción de realizar una consulta por videoconferencia con nosotras para resolver las dudas que este tema te pueda generar y te ayudaremos a abordar la situación si lo necesitas.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

Desinterés por la sexualidad

Desinterés por la sexualidad

Es muy frecuente que muchas persona acudan a mi consulta porque sienten un gran desinterés por la sexualidad: todo lo relacionado con el sexo les resulta poco llamativo, no sienten curiosidad y por ello y, además, este no juega un papel relevante en sus vidas.

Por lo general, estas personas suelen decirme que lo que les pasa es que “tienen bajo deseo sexual” pero, en realidad, el desinterés por la sexualidad es algo distinto. Cuando se tiene bajo deseo sexual sí se desean las relaciones sexuales, pero con poca frecuencia y, además, cuando se tienen, suelen ser placenteras. En cambio, cuando no hay interés por la sexualidad es porque es algo que no nos resulta especialmente atractivo, llamativo y placentero –y, por tanto, el deseo aparece con menos frecuencia.

Algunas causas de la falta de interés por la sexualidad

El sexo no forma parte de las prioridades: no es algo que se tenga en mente en el día a día y otras áreas de la vida resultan más relevantes (el trabajo, la meternidad/paternidad, los estudios, un hobby…)

desinterés por la sexualidad

El sexo no es especialmente placentero o divertido: se prefieren otras formas de ocio, muestras de afecto y autocuidado. Por ejemplo, la afectividad no genital, los baños de espuma o los masajes resultan mucho más interesantes y atractivos.

Las causas por las que alguien puede sentir desinterés por la sexualidad son muy variadas: hay personas que no han tenido un buen aprendizaje del placer y, por tanto, no saben cómo disfrutar en la cama. Otras, han vivido malas experiencias con respecto a la sexualidad (encuentros sexuales dolorosos o abusos, por ejemplo), que han convertido el sexo en algo poco apetecible, desagradable o prescindible. Otras, simplemente, encuentran más placenteras otras actividades y se sienten más cómodas en otros terrenos.

Sentir poco interés por la sexualidad no es un problema en sí mismo ¡si está a gusto así, disfrútalo y no te compliques más allá!; sí puede ser un problema si tienes la sensación de que “te estás perdiendo algo” o si tu pareja te demanda más encuentros sexuales y eso os genera un conflicto.

Si crees que no sientes interés en sexo porque todavía no has descubierto todo lo divertido que este puede llegar a ser, puedes probar varias cosas:

  • Lee literatura erótica: ahí podrás descubrir nuevas fantasía erótica, estimular tu imaginario sexual y adentrarte en formas nuevas de vivir el sexo que pueden inspirarte.
  • Adéntrate en el mundo de la juguetería y complementos eróticos: puedes curiosear la tienda online de juguetes sexuales Diversual que además de una línea propia de productos, su catálogo incluye cientos de juguetes, prendas de lencería erótica, productos de cosmética, afrodisíacos… con los que podrás estimular tu imaginación y deseo.
  • Habla con amigos/as: comentar tus inquietudes con personas de confianza puede ser una buena idea para descubrir cómo piensan en tu círculo cercano, de qué manera viven su sexualidad, buscar otros referentes con los que identificarte…

Recuerda que también tienes la opción de realizar una consulta por videoconferencia con nosotras para resolver las dudas que este tema te pueda surgir y que te ayudemos a abordar la situación si lo necesitas.

Ana Lombardía.

No tengo deseo sexual porque estoy agotada

No tengo deseo sexual porque estoy agotada

Una de las grandes preocupaciones en sexualidad es el bajo deseo sexual. Es algo que afecta a muchas personas, y con mucha frecuencia a mujeres. Muchas veces acudís a mi consulta pidiéndome que os recomiende algún milagroso producto para aumentar el deseo sexual, pues os sentís muy perdidas en este aspecto y no sabéis qué hacer para mejorar la situación.

Las causas del deseo sexual son muy variadas: problemas de pareja, dificultad para disfrutar de los encuentros sexuales, desconocimiento de la propia anatomía, problemas en la relación de pareja, desinterés por la sexualidad en general…

Hoy quería hablaros de uno de los grandes motivos por los que la libido puede desaparecer: la falta de energía. Vivimos en una sociedad que nos fomenta ir todo el día corriendo de un lado para otro, con un montón de tareas a la vez, cientos de cosas en la cabeza a las que atender… ¡es agotador! Todo esto hace que quede poco tiempo una misma, que el sueño sea escaso y de poca calidad y que el sexo pase a ser la última de nuestras prioridades.

Es muy difícil que el deseo sexual aparezca si estamos cansadas y sin energía; el cuerpo y la mente reservan la poca energía que nos queda para las cosas imprescindibles, y deja el sexo en segundo plano.  Incluso, seguramente estemos más tristes, con el estado de ánimo bajo, apáticas y sin ganas de nada.

Si hemos perdido el deseo sexual porque estamos demasiado cansadas –y hemos descartado ya el resto de los motivos que mencionaba antes- es importante ponernos manos a la obra para reestructurar nuestra vida, deshacernos de responsabilidades, delegar tareas y dejar espacio al autocuidado.

A veces, para arrancar con todo esto, podemos necesitar un “empuje” extra que nos de energía, mejore nuestro estado de ánimo y nos ponga en disposición de cuidarnos más y crear tiempo para el disfrute.

FEMME UP es una herramienta para mejorar la libido que consta, por un lado, de suplementación natural y, por otro, de asesoramiento de profesionales –sexólogas, fisioterapeutas  y ginecólogas que te ayudarán en el proceso de recuperar tu vida sexual.

El suplemento contiene

  • Damiana, una planta que ayuda a regular el sistema hormonal
  • Maca, una planta utilizada tradicionalmente para mejorar la energía y el estado de ánimo
  • Ginkgo Biloba, con acción vasodilatadora que mejora la sensibilidad
  • Vitamina B5 y B6, para mejorar la fatiga

Además, desde FEMME UP te proporcionan 6 e-books con la información que necesitas para conocer mejor el funcionamiento del deseo sexual y la opción de consultar por whatsapp o email las dudas que tengas al respecto.

Sé que a muchas personas les encantaría tener una pastillita mágica que les devolviese el deseo sexual rápidamente, sobre todo cuando esto está ocasionando problemas en la relación de pareja. La suplementación natural de Femme Up puede ayudar y hay que ser constante con ella para que haga efecto –hay que tomarla durante al menos 2 o 3 meses-, pero por sí sola no funciona. Es por ello que seguramente tendremos que hacer cambios de hábitos, modificar las dinámicas con las que vivimos las relaciones sexuales en pareja, aprender y descubrir nuestra sexualidad y muchas cosas más.

Cada persona pierde el deseo sexual por un motivo distinto, por lo que es fundamental contar con los profesionales adecuados que nos ayuden a encontrar esas causas y nos guíen en el proceso, paso a paso, y sin dar vueltas.

Ana Lombardía.

Formulario de suscripción regalo

Me siento inseguro/a en la cama

Me siento inseguro/a en la cama

Hay muchas personas que no se sienten seguras y confiadas en la cama. Ante la perspectiva de un encuentro sexual se pueden poner tan nerviosas que, incluso, pueden llegar a evitar dichos encuentros para no enfrentarse a su temor. 

Esto es bastante frecuente. Muchas veces creemos que no contamos con la experiencia o el conocimiento suficiente en materia sexual para disfrutar y para hacer que nuestra pareja disfrute también. Algunos de los pensamientos más frecuentes al respecto son los siguientes:

  • “Se me va a notar que no tengo experiencia”
    • “Mi pareja va a pensar que soy malo/a en la cama”
  • “No va a querer volver a verme”
  • “Mi pareja me va a dejar porque no está satisfecha
  • “Se va a dar cuenta de que no me lo paso bien y se va a frustrar”
  • “No soy lo suficientemente abierto/a, lanzado/a, sexy en la cama”
  • “No soy lo suficientemente atractivo/a para que me desee y se lo pase bien conmigo”

Cuando una persona llega a un encuentro sexual pensando todas estas cosas es probable que se bloquee, se paralice, no disfrute y no sea capaz de conectar con su pareja en el plano sexual. Esto hará que suceda lo que más teme: que su pareja no disfrute con ella en la cama. 

Si bien es cierto que algunas personas no tienen mucha (o ninguna) experiencia en el plano sexual, ni disponen de mucha información y conocimientos, es importante recordar que la sexualidad consiste en sentir y no en saber. En la cama no hay reglas ni verdades universales que funcionen con todo el mundo. La técnica amatoria mejor aplicada del mundo no funcionará en absoluto si no estamos sintiendo y disfrutando de lo que estamos haciendo. De hecho, hay grandes amantes que no han tenido mucha experiencia previa ni muchas parejas sexuales, pero que son capaces de conectar, sentir y disfrutar. Igualmente, hay personas que han mantenido muchas relaciones sexuales con personas muy variadas… con serias dificultades para disfrutar y hacer disfrutar a otros. En la consulta te puedo enseñar técnica muy sencillas para aprender a sentir, a conectar con la otra persona y a centrarte en el placer (y no en los miedos de tu cabeza). 

También podemos adquirir algunos conocimientos y habilidades que nos ayuden a sentirnos más seguros. Son pequeñas cosas muy sencillas que pueden marcar una gran diferencia a la hora de enfrentarnos a la sexualidad con más confianza:

  • Lee libros sobre sexualidad: hay grandes libros que nos pueden ayudar a comprender mejor cómo funciona la sexualidad y resolver las dudas más “teóricas” que tengamos al respecto.
  • Conoce tu cuerpo: obsérvate desnudo/a delante de un espejo, tócalo y acarícialo. Haz lo mismo con tus genitales. Obsérvalos delante de un espejo, pasa tus manos por ellos y observa tus sensaciones.
  • Aprende sobre juguetería erótica: visita una web como esta para conocer los juguetes que hay ahora mismo en el mercado. Curiosea los productos, sorpréndete con las últimas novedades e, incluso, lánzate a comprar alguno.
  • Visita una tienda erótica física: es una gran experiencia animarse a visitar una tienda en persona, comprobar que son sitios relajados, tranquilos y naturales, tocar los productos con tus manos y charlar con las dependientas sobre ellos.

Es fundamental recordar que a la cama se va a disfrutar. La sexualidad es algo muy individual, por lo que no permite conectar con otra persona desde una experiencia única, en la que no necesitamos tener grandes conocimientos ni experiencia. Lo más importante es acercarnos al otro con curiosidad, deseo y ganas de disfrutar. Desde ese punto, todo sucederá de forma sencilla. 

Ana Lombardía.

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

You have Successfully Subscribed!