La Sexualidad en la Tercera Edad

La Sexualidad en la Tercera Edad

La sexualidad es un componente intrínseco de la experiencia humana, y su presencia no se limita a ninguna etapa específica de la vida. En contra de lo que muchas personas creen, la vejez y la sexualidad no son incompatibles. Van de la mano. Desde la juventud hasta la vejez, la sexualidad evoluciona, se transforma y sigue siendo un aspecto valioso de la identidad. ¿Quieres saber más acerca de la sexualidad en la tercera edad?

sexualidad-en-la-tercera-edad

Es crucial reconocer que somos seres sexuados desde nuestro nacimiento. La sexualidad nos acompaña a lo largo de toda nuestra trayectoria vital, no se desvanece con el tiempo. La sexualidad se adapta y se redefine, brindando oportunidades para la intimidad emocional y física en cada etapa. 

Habitualmente se perpetúa el mito de que la vejez y la sexualidad son incompatibles, como si el paso del tiempo extinguiera el deseo y la intimidad. Sin embargo, esta perspectiva está lejos de la verdad. La sexualidad no tiene fecha de caducidad. Aceptar que la sexualidad sigue siendo una parte vital de la vida en la vejez nos permite deshacernos de estereotipos obsoletos y disfrutar de la plenitud de la sexualidad humana en todas las etapas.

La vejez, lejos de ser una excluyente, es una etapa que invita a explorar la sexualidad con una perspectiva renovada y enriquecedora, donde puede continuar siendo gratificante y significativa. A medida que envejecemos, es esencial abordar los cambios fisiológicos con comprensión y adaptabilidad para mantener una vida sexual saludable. 

Adaptándonos a los Cambios Fisiológicos

A medida que envejecemos, se experimentan diversos cambios fisiológicos que pueden afectar la salud sexual. Entre ellos se encuentran la disminución de la producción hormonal, cambios en la respuesta sexual, la reducción de la elasticidad vaginal en las mujeres, y cambios en la respuesta eréctil en los hombres. Estos factores, entre otros, pueden influir en la libido y la función sexual. 

Es normal enfrentar ciertos desafíos sexuales con la edad, pero existen diversas opciones y tratamientos disponibles. Con adaptaciones y enfoques adecuados, muchas personas mayores pueden mantener una vida sexual plena y satisfactoria. La clave radica en abordar estos problemas con apertura, buscar ayuda profesional si es necesario y, sobre todo, mantener una comunicación honesta y compasiva con la pareja. 

La comunicación abierta y honesta es fundamental en cualquier relación, pero aún lo es más especialmente en la tercera edad. Afrontar juntos estos desafíos fortalece la conexión emocional y contribuye a una vida sexual más plena y satisfactoria. La comunicación abierta con la pareja y la atención a las necesidades individuales son fundamentales para enfrentar estos cambios con comprensión y aceptación.

Aceptación y Reinventar la Vida Sexual en la Tercera Edad

Aceptar los cambios y reinventar la vida sexual es un proceso continuo. Es de vital importancia aceptarse a uno mismo y a la pareja, y sobre todo, reinventar la intimidad, lo cual puede llevar a experiencias más enriquecedoras. 

Reinventar la intimidad en la tercera edad implica explorar nuevas formas de conexión emocional y física. Puede incluir experimentar con diferentes actividades sensuales y descubrir nuevas fantasías compartidas, siempre con una mentalidad abierta y encontrando maneras de conectar que se adapten a las circunstancias individuales.

Es esencial abandonar la visión estrecha y coitocentrista de la sexualidad que a menudo se adopta en la juventud. La experiencia sexual en la madurez implica mucho más que la penetración; abarca la conexión emocional, la exploración sensual y el entendimiento mutuo. Debemos ser conscientes de la amplia gama de expresiones sexuales y experiencias que pueden enriquecer nuestra vida íntima. Al dejar atrás concepciones limitadas, podemos construir una sexualidad más completa y satisfactoria, basada en la comprensión, la comunicación y la aceptación de nuestras propias necesidades y las de nuestra pareja.

Las caricias

Sin ir más lejos, las caricias son una forma fundamental de expresar intimidad y conexión en la sexualidad. Van más allá de un simple preludio y pueden constituir en sí mismas una experiencia sexual completa. La sensualidad de las caricias implica exploración, comunicación no verbal y una conexión emocional profunda. Además, para muchas personas, las caricias son una manera esencial de construir la anticipación y la excitación en el contexto de la intimidad. Las caricias son una expresión valiosa de la sexualidad que abarca mucho más que simplemente el contacto físico.

Por lo tanto, podemos decir que la vejez no excluye la sexualidad; la transforma en una expresión más rica y significativa.

Contacta con nosotras

Recuerda que siempre tienes la opción de realizar una consulta por videoconferencia con nosotras para resolver las dudas que este tema te pueda surgir y que te ayudemos a abordar la situación si lo necesitas.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

Desmitificando la falta de deseo en los hombres

Desmitificando la falta de deseo en los hombres

El deseo sexual es un tema que a menudo se rodea de estigma y malentendidos. Sobre todo cuando hablamos del deseo en los hombres. Es comúnmente asumido que las mujeres tienen menos deseo sexual que los hombres, y que el deseo de ellos debe ser constante y apasionado. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y variada.

Una creencia errónea común es que el deseo sexual debe estar presente en todo momento. Esta mentalidad puede generar ansiedad y presión en las personas. El deseo no es una obligación; es una experiencia personal y única que debe vivirse de una forma bonita y placentera, pero nunca desde la presión y el malestar. Además, siempre asociamos este tipo de presiones al género femenino, pero lo cierto, es que los hombres también se pueden ver sometidos a mucha presión por no llegar a los niveles de deseo que la sociedad marca.

A pesar de la creencia común de que los hombres siempre tienen un alto deseo sexual, la realidad es que esto no es universal. La falta de deseo en los hombres es un tema que a menudo se pasa por alto y se envuelve en tabúes. No todos los hombres experimentan constantemente un deseo sexual elevado; de hecho, pueden enfrentar cambios en su apetito sexual debido al estrés, la ansiedad, la fatiga y otros factores.

La presión social y los estereotipos de género a menudo llevan a muchos hombres a sentirse fuera de lugar cuando no experimentan el deseo que se espera de ellos. El miedo y la vergüenza asociados con no cumplir con estas expectativas pueden dificultar que busquen ayuda o apoyo. Es fundamental reconocer que el deseo sexual no está limitado a un sexo en particular, y cualquier persona, independientemente de su identidad sexual, puede enfrentar desafíos en este aspecto.

El deseo sexual no es una cuestión de género

Además, en la vida de cualquier individuo, independientemente de su género, se producen cambios en los niveles de deseo sexual. Pueden haber épocas en las que el deseo sea elevado y otras en las que esté en sus niveles más bajos. Esto es completamente normal y parte de la complejidad de la sexualidad humana.

La clave para mantener una vida sexual saludable y satisfactoria radica en aceptar nuestras diferencias sexuales. En lugar de compararnos con estándares irreales, es fundamental celebrar la diversidad en la sexualidad. Cada persona es única, al igual que su deseo sexual. Aceptar y respetar estas diferencias es esencial para construir relaciones sexuales sólidas y satisfactorias. Es posible que algunos hombres tengan mucho deseo sexual y otros poco, igual que puede suceder con las mujeres. Abrazar la diversidad sexual contribuye a un entendimiento más profundo y una conexión más significativa en nuestras relaciones íntimas.

Otras formas de presión en los hombres

Desmitificando la falta de deseo en los hombres.

Más allá de los niveles de deseo sexual, los hombres también pueden sentirse presionados por muchos otros mitos y estereotipos: ser buen amante, ser atractivo y estar bueno, tenerla grande, aguantar mucho en la cama, tenerla siempre dura, aguantar mucho sin correrse… Son algunos de los “requisitos” que la sociedad impone a los hombres para considerarse buenos en la cama. Las expectativas son tan altas que, desde luego, son imposibles de cumplir. 

Por este motivo decidí escribir “HABLANDO CON ELLOS, La sexualidad de los hombres hetero”. Un libro que ahonda en las dificultades, expectativas y patrones que los hombres muchas veces experimentan sin ser conscientes en sus relaciones sexuales.

Tanto si eres hombre, como si eres una mujer que ha tenido o tiene parejas masculinas o simplemente te interesa el tema, en este libro aprenderás a relacionarte de un modo mucho más sano con tus parejas y a tener una vida sexual aún más reconfortante y placentera. Sobre todo, identificaremos y derribaremos todos esos mitos que rodean la sexualidad masculina.

Si quieres leer aún más acerca del libro o estás interesado/a en adquirirlo, simplemente haz clic aquí.

Si quieres aprender más acerca de muchos otros temas sobre sexualidad también puedes visitar mi cuenta de instagram.

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

Suscríbete para recibir en tu email todas las noticias de Sexo en la piel

You have Successfully Subscribed!